miércoles, diciembre 14, 2005

Frases


Hace un año escribía en otro lado... El tedio es real... la fatiga gris atraviesa las celosias y previene que la sombra del interior de casa puede ser preferible a aquella que se retuerce en el jardin.
El tedio, la abulia... aun en esta ciudad que pretende heredarse la luz. Aún no abate el "sol negro", aun las quimeras se descuelgan de las agujas de Notre Dame:
"Sous un grand ciel gris, dans une grande plaine poudreuse, sans chemins, sans gazon, sans un chardon, sans une ortie, je rencontrai plusieurs hommes qui marchaient courbés.
Chacun d'eux portait sur son dos une énorme Chimère, aussi lourde qu'un sac de farine ou de charbon, ou le fourniment d'un fantassin romain. ". (Ch. Baudelaire: "Chacun sa chimère)
Uno escoje un tirano, una quimera, una Itaca... un rasgeo de arpa que conjure dias como estos.


Sí, claro, Le Spleen de Paris, mi año de "sorbonnage". Cuando uno sube a las azoteas de Notre ve aquellas famosas quimeras mientras los pies se onientan en esa endiablada escalera caracol. La quimera y bajo sus pies duerme el París canalla. En la perspectiva que hace águlo recto con la mirada de la piedra, una aguja de la catedral parece incorporarse, pero ésa está ya del otro lado del Sena. Del lado en que pueden ver miran, miran hacia abajo, en dirección al Hôtel-Dieu y a la glaucógena estatua de un Carlomagno que más bien recuerda a Óbelix. Y, el spleen. Cada mañana salía rumbo a una papéterie para comprar el periódico: Libération o le Monde (porque soy de izquierdas) y el Charlie Hebdo los miércoles (porque me gusta el humor de izquierdas sucio y corrosivo)
como cuando Blair asumió la presidencia de la UE y Chirac quedó como, bueno como quedó...
Hoy amaneció a 0ºC, según el termómetro clavado afuera de la ventana. Hay sol, bastante resplandor y si miro hacia un lado, sin olvidarme de que a 0ºC las expectaciones bucólicas vienen con factura, veo la sierra de Guadarrama nevada.
Salgo a comprar el diario (ahora vivo en Galapagar, a media hora de Madrí centro) y afuera de la tienda de Tabaco (donde compro el diario) me recibe un arbolito de navidad. Cojo el País (como ven, sigo siendo de izquierdas) y el Jueves (porque me sigue gustando el humor corrosivo pero ahora tengo más estilo), sobre todo hoy, que se estrena la Muerte de Arensivia (Arensivia's Death).
Regreso a casa... otra inyección letal en USA. Bush admite que pueden haber muerto unos 30 mil en Irak. Mañana parto a Granada al concierto de Sabina.
Había una frase genial que se me ocurrió hoy cuando me levanté a tomar agua a las 4 am, pensé que la recobraría. Pero no. Me gustaba cómo sonaba. Sobre todo, cuando la decía yo.

No hay comentarios: