jueves, enero 19, 2006

La utilidad de la nada


Hace al menos 6 días que llegué a Lima y 3 en los que mi cerebro vuelve a funcionar correctamente. La lateralidad cruzada vuelve a ser índice: santo y seña de que mis desarreglos no son orgánicos.
Los amigos (y hermanos) han ayudado.
El licor.
Los nuevos reflejos de esta ciudad tan fea inyectándose en los recuerdos de una más bonita... porque, como dijo Krahe, "todo tiempo pasado fue anterior".

Mi profesora de francés en Paris III decía que el calor pudría, sobre todo las ideas...

Yo venía del invierno y he pagado ya mi cuota de calor y verano.

¿A qué todo este calor inútil?

La inutilidad de ver el mar, alzándose, después de año y medio.

Ernest-o Tse

4 comentarios:

pilar dijo...

acabo de psotear algo sobre el calor y el mar,,,pero se fue?? nunca llego??? q tal lo trta lima?

Sir Faxx von Raven dijo...

peor es la inutilidad de no poder verlo y de aún así ahogarse... de frío.

ocraM dijo...

lo de "todo tiempo pasado fue anterior"... ¿no lo dijo el Chavo?

Reaño dijo...

Ocram: lo que pasa es que las grandes mentes: Jorge Manrique, Javier Krahe y el Chavo, están unidas por ese halo que algunos llaman "inspiración biunívoca"