viernes, enero 27, 2006

Mosto & Mozart

Enclavado en el clasicismo de la mano de Haydn, papá Haydn, vislumbró con efectos sobrecogedores el romanticismo de la etapa posterior a él. Esto puede apreciarse en varios pasajes del Réquiem, de don Giovanni (si alguien no la ha escuchado aún no ha vivido), de la sinfonía 40... y, sobre todo, una obra de su período de juventud a su paso por Alemania rumbo a París: el cuarteto para flauta e instrumentos de cuerdas compuesto en Manheim. En esa época aún trataba de interesar a alguna corte y el niño prodigio que llenaba salones ya era un vago recuerdo. Comenzaría la lucha por la autonomía, pero eso es ya otra historia.

Feliz cumpleaños...



PS: una buena forma de empezar el año Mozart es agenciándose "La integral": sí, eso, toda.

No hay comentarios: