miércoles, marzo 29, 2006

El Palacio de la Memoria. Avec le temps things have changed


Variación de variaciones y todo es variación.
Pensemos en Bach redactando las Goldberg, imaginemos el clavecín como instumento que recorrerá cada una de sus notas. Y, entonces, aparece Glenn Gould y nos regala una revolución para piano: una de juventud (1955) y una de vejez (1982).
Un solo tema, o un puñado de éstos.
Borges decía que en la historia de la literatura no debería de haber más que cinco temas... la cuestión era cómo se contaban.
¿Cómo nos contamos, cómo nos narramos a nosotros mismos?
Estoy bajo el sino de Eterno retorno. Creo que aparte de los 208 huesos que apelmazan un número mayor de músculo y tejido somos, ante todo, la historia que decidimos contar. Somos nuestra narrativa.

Somos nuestra narrativa
nuestra narrativa
Somos

Entonces repito palabras, palabras que ya usadas, las hago retornar.

Sucede súbitamente.
Y después los recuerdos inundan la cornisa de tu ventana. Como para no verlo. Como para no saberlo siquiera.
Miríadas de actos se van despidiendo de ti, otros vuelven para pedir tu permiso, otro tu perdón. Algunos de ellos ríen, con desdentada boca. Aquéllos los primeros se ofuzcan de tu escasa memoria, de la censura que pende en tu conciencia.
Como si ya el recuerdo no fuese una afilada espada que el damocles del tiempo ata con un cabello de sueño.
Con un vaho repetido que naufraga en tu copa cuando los aromas se recuestan en el estéreo y me deslizo buscando algo. Alguna melodía a brandy de jerez solera. Para mayor honor, derrapo en la esquina de un tango:
De chiquilí­n te miraba de afuera
como a esas cosas que nunca se alcanzan...
La ñata contra el vidrio
en un azul de frí­o,
que solo fue después vivendo
igual al mio...
Como una escuela de todas las cosas,
ya de muchacho me diste entre asombros
el cigarrillo,
la fe en mis sueños
y una esperanza de amor...
¿Cómo olvidarte en esta queja,
cafetí­n de Buenos Aires...


O busco algo en las cascadas sendas de Tom Waits o la Piaf. Llego al borde de la ventana, con una copa un poco más discreta y el cigarrillo que ya no fumo. Y se abre el Palacio de la Memoria. Camino con calma, me detengo en un libro husmeado en la biblioteca de la facultad, hace años, No hay humo sin Freud: Psicoanálisis del fumador. Doy la primera calada de las 3 cajetillas que me esperan por delante en algún martes que es martes todo el día.
Pensaba que aquel volumen traería consigo la clave analítica que me devolviese a la senda del buen juicio pulmonar.

No, no fue así.
Era, más bien, una apología a los puros y a las marcas que fumaba el vienés.


Un poco más de solera. Otro vistazo rápido por la ventana. Los párrafos finales de aquel libro. Una serie de recomendaciones terapéuticas. Reclinarse comodamente en la silla de trabajo, en el sofá del cuarto de estar, en el rincón de preferencia que favorezca el toque de retreta del recuerdo. Tome ese libro, escoja una página al azar con uno de los recuerdos de aquellas estancias de la infancia. Vierta el tabaco de aquellos aires donde corría con las rodillas raspadas y un inmenso herbolario pegado en la camiseta... roléelo y enciéndalo con una cerilla. De una calada honda y déje que su mente recorra claustro a claustro el camino que lo traiga de vuelta.

Aunque siempre, de forma inevitable, invulnerable, las cosas hayan cambiado.




Todo cambia, todo vuelve y es, acaso, una moneda parecida. Salvo por alunos detalles: el rojo profundo de las tardes que no yerra jamás.
Salvo porque Nietzsche, el maestro del Eterno retotno, murió en la locura, por la sífilis, creyéndose el anticristo. Heráclito (pese acreer en personas serias y de corbata como Kirk & Raven), díce la tradición que este filósofo, aquejado de hidropesía, untó su cuerpo con excrementos y se puso al sol para evaporar el agua que lo agobiaba: fue devorado por los perros. En definitiva, el segundo río no vino en su auxulio.
¿Hubo para él retorno eterno, a fuer de negarlo?



Todo parte y acaso vuelve. Entre tanto, y con el tiempo y en él: ¿es así como ocurre, Ferré?




Avec le temps... (Con el tiempo...)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo, se va, todo se va)
on oublie le visage et l'on oublie la voix (se olvida el rostro y se olvida la voz)
le cœur, quand ça bat plus, c'est pas la peine d'aller (el corazón, cuando más golpea, es porque no vale la pena de ir)
chercher plus loin, faut laisser faire et c'est très bien (a buscar más lejos, es necesario dejar hacer y está muy bien)

avec le temps... (con el tiempo...)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo, se va, todo se va)
l'autre qu'on adorait, qu'on cherchait sous la pluie (el otro que adorábamos, que buscábamos bajo la lluvia)
l'autre qu'on devinait au détour d'un regard (el otro que adivinábamos en el rodeo de una mirada)
entre les mots, entre les lignes et sous le fard (entre palabras, entre líneas y bajo el maquillaje)
d'un serment maquillé qui s'en va faire sa nuit (de un juramento maquillado que se marcha a hacer su noche)
avec le temps tout s'évanouit (con el tiempo todo se desvanece)

avec le temps... (con el tiempo)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo, se va, todo se va)
mêm' les plus chouett's souv'nirs ça t'as un' de ces gueules (igual los más bonitos recuerdos, tienen una de esas lenguas)
à la gal'rie j'farfouille dans les rayons d'la mort (en la galería revuelvo en los anaqueles de la muerte)
le samedi soir quand la tendresse s'en va tout' seule (el sábado por la tarde cuando la ternura se va, toda sola)

avec le temps... (con el tiempo...)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo se va, todo se va)
l'autre à qui l'on croyait pour un rhume, pour un rien (el otro a quien creíamos para un resfrío, para una nada)
l'autre à qui l'on donnait du vent et des bijoux (el otro a quien le dábamos viento y joyas)
pour qui l'on eût vendu son âme pour quelques sous (por quien hubiéramos vendido nuestra alma por algunos centavos)
devant quoi l'on s'traînait comme traînent les chiens (delante de quien uno se arrastraba como se arrastran los perros)
avec le temps, va, tout va bien (con el tiempo se va, todo va bien)

avec le temps... (con el tiempo...)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo se va, todo se va)
on oublie les passions et l'on oublie les voix (se olvidan las pasiones y se olvidan las voces)
qui vous disaient tout bas les mots des pauvres gens (que te decían bajito las palabras de las pobres gentes)
ne rentre pas trop tard, surtout ne prends pas froid (no vuelvas tarde, sobre todo que no te dé un resfrío)

avec le temps... (con el tiempo...)
avec le temps, va, tout s'en va (con el tiempo se va, todo se va)
et l'on se sent blanchi comme un cheval fourbu (y uno se siente envejecido como un caballo rendido)
et l'on se sent glacé dans un lit de hasard (y uno se siente helado en un lecho de azar)
et l'on se sent tout seul peut-être mais peinard (y uno se siente absolutamente solo quizá, pero tranquilo)
et l'on se sent floué par les années perdues- alors vraiment (y uno se siente confuso por los años perdidos -entonces, verdaderamente)
avec le temps on n'aime plus (con el tiempo uno no ama más)

17 comentarios:

xnem dijo...

Mas bares y mas vídeos, despues me lo miro con calma que ahora bestoy "eclipsado".

xnem dijo...

Bueno mientras espero que el YouTube se cargue, que Dylan derrapa en mi Mc. Que susto! Por un momento he pensado que algún cachondo había fabricado un muñeco de José María Aznar; para asustar a los niños que no comen la sopa o para hacer budú, no se. Pero no que es Nietzcche pobre!
Eterno retorno. Anécdota de hace unos instantes.
Hoy toca ecplipse parcial, se ve bonito desde barna. Busco una cámara con objetivo para hacer unas fotillos y claro desde que compré la digital, no toco la reflex. En esta cámara está el carrete que puse precisamente el último eclipse anular, y hoy por fin podré llevarla a revelar.
Bueno Dylan se hace esperar, veo que aparece fumando! Si Bob dejó de fumar hace mucho! Pura tramoya!

Pam dijo...

De nuevo, me saco el sombrero. Post espectacular.
Deberías escribir en alguna revista de literatura, pensamiento... no lo has pensado?

La puta que no te parió dijo...

Ahora que ha muerto ya en mis manos y sin embargo sigue siendo ahora, eso es retorno.

samcorco dijo...

Maestro Reaño, de mayor quiero vivir en ese pueblo perdido de Soria, mirando cómo se mecen los chopos por el viento y aprendiendo de su sublime sabiduria. Gracias por el aprendizaje. ;-D

amelche dijo...

XNEM: ¡Ufff! Yo también había pensado que era Aznar...

REAÑO: People are crazy and times are strange. Like me.

Marga dijo...

Ufffff mira que enredas mis pensamientos!! acabo con una pata en bach, otra en heráclito (vaya muerte!! lo tuyo es reventarme los pocos mitos que me fuerzo en mantener? quizás no, no deja de parecerme una muerte digna, más que una UVI) otra en el puñetero tabaco que tengo que dejar... espera! no tengo tantas patas!! vaya, me quedo pues con el tiempo, con el que todo se va, todo se va... pero... y mientras llega ese tiempo... qué? listillo? jeje

Que saludos enredados

Noctiluca dijo...

Sweet Ernesto: no soy tan sabia como Ud.! quizas se buscar lo que me interesa saber... y en este caso lo encontre en la vieja y buena internet (no hay mucho...). Pero vos, vos estas exquisitamente loco.

Sir Faxx von Raven dijo...

para variar mi hermano, desvariando. el dragón se muerde la cola, pero a cada bocado la misma carne sabe diferente.

salúdame al doctor lecter en la cocina de tu palacio.

MaleNa dijo...

Fantastique, virement à ton rythme avec ces post.

Me he vestido con un sinfìn de imàgenes, que tu has convocado y siempre Ferrè desgarrando el aire.

A tus pies.(saludo japonès de agradecimiento)

La puta que no te parió dijo...

Dr. Reaño: Pero mire Ud. en que problemas me hallo ahora!
Tras una recorrida, apenas de soslayo, por esta fauna que lo anima y en serios riesgos de caer bajo viejas patologías tras intensos perídodos de rehabilitación infructuosos, debo ahora atenerme a reeditar los links de mi blog.
Creo que estoy perdida ¿Alguien podría indicarme donde queda la salida?

amelche dijo...

Good night, Ernest.

Rain dijo...

Es cierto todo se va, se va.

Es una pequeña muerte.

Todo se va.


Un gran salute Ernesto.

El Piscuis dijo...

Todo se va, todo vuelve...
Ernesto, hace un par de días que venía pensando en este mismo tema, (recuerdo inevitablemente la nota del sincronismo que hicimos con LastUTOK)pero jamás podría escribir como vós, no he leído tanto, y quizás ya no escriba sobre el asunto este de que no hay nada nuevo bajo el sol. Mi humilde refelxión es que sí cambian los auditorios, los oyentes y los lectores, solo por eso vale la pena volver a publicar antiguos versos y volver a contar viejas historias, de nuevas formas...

Salud, amigo...

xnem dijo...

hablando del eterno retorno; Reagno! Son las 10.50 h. y todabía no hay un nuevo y largísimo post (post-eclipsular claro)!!
A los buenos días fiera!

xnem dijo...

Bueno Galapagarano! 13,05 a lo mejor es que estás trabajando y todo? Así me gusta que trabajes en lo tuyo!!, y sino un paseo de vez en cuando no va mal. Saludo fiera!

mahaya dijo...

Caray....