martes, abril 04, 2006

Diez décimas de saludo al pueblo argentino... y de cómo nací en Buenos Aires.


Comenzaré con un mal chiste viejo que oí en la infancia: "un argentino es un uruguayo con complejo de superioridad". Por ello escojo a un uruguayo, un oriental como Zitarrosa para dedicar esta canción, Diez décimas de saludo al pueblo argentino, de Alfredo Zitarrosa, para todos los amigos de la Argentina que me dan el placer de venir a visitarme, con su mate y su fernet.



Hay niños que tienen en sus recuerdos las notas de Bhrams o Mozart puestas por piadosos padres creyendo aumentar la rapidez de las sinapsis de sus cerebros a estrenar... lo mío fue el tango, que escuchaba desde el tocadiscos de 33 y 75 revoluciones de mi viejo.
Entoces surgió la leyenda. Dicen que nací en un conventillo de la calle Olavarría. Aunque años después mi padre certificase, con unas esclarecedoras copas de más, que yo había venido al mundo, ayudado por una matrona en la calle Corrientes 348.
Gardel (Charles Romuald Gardes), llegó a los 3 años la Argentina, desde Toulouse, con su madre, como otros tantos migrantes europeos pauperizados por la situación de finales del XIX y principios del XX, siempre decía "yo nací en Buenos Aires a la edad de 3 años"...


Pero hoy perdóname Carlitos y que sea el maestro Edmundo Rivero quien cante, con un "Pucherito de Gallina"






Después de estos precoces descubrimeientos, que me han acompañado todos los días, vendría el descifrar una entraña crucial del tango... que, como toda música que se precie, nació en los burdeles.
Era la época en que sólo se bailaba hasta que Pascual Contursi empezó a ponerle letras y lo sacó fuera de los portones de bombilla roja. Y como hijo de padres malevos, el tango está atravesado de una jerga particular llamada Lunfardo.
Recuerdo la vieja edición de mi padre del Diccionario Lunfardo de José Gobello, presidente de La Academia Porteña del Lunfardo (ahora existe una novísima edición). Creo que allí empezo una temprana vocación por ser lingüista, al descubrir esa lengua que le hablaba al mundo como nunca se había hecho: no la jerga simple, sino todo un dialecto nacido en los arrabales, en el barro, en la mezcolanza de lenguas que conoció la Argentina... y, por supuesto, en las comisarías y prisiones.



Pero esto también lo explica el maestro Rivero en su "Milonga Lunfarda"


A Buenos Aires (Edmundo Rivero)


En tu baraje gringo, ciudad mía,
vas perdiendo tus zarzos y tu brillo.
Tu malevaje esta en la taquería
y apoliya en orsay tu conventillo.

Sos cadenera flor sin berretines,
que curras a tus cuores con tu rango;
pero el choma que aceita tus patines
es canchero y varón, se llama tango.

Mi escoberos siempre harán candado
y en mi bobo de zurda sin falsía
aunque te dieron juego marquillado
pa mi vos vales mas que una María.

Yo seguiré escruchando en tu lunfardo
sin monseñor, jirafa ni bandera
y mi vos altillera será el bardo
que te cante la rima mas canera.

Cuando llegue al final si la de blanco
me lleva con el cura antes que al hoyo,
que el responso sea en lunfa, así lo manco:
Yo no aprendí el latín, de puro criollo.

Y así estarás feliz, matina y será,
mas contenta que santo en la leonera.




Luego vendría el descubrimiento del folkore argentino, de la mano de un entrañable amigo. Así, conocí a Cafrune, Yupanqui, Larralde Falú y tantos otros... Entonces me sentí libre por las pamapas y caminé por los galpones de Martín Fierro y su vigüela. Con el facón siempre listo y el poncho preparado para enrollarlo en el brazo por si las ginebras se iban de más y hubiera que batirse Dedicado al amigo Piscuis, por el folklore y el candombe... y por la cantina de donde nos echaron y tuvimos que faconearlos.
Y hoy que estoy lejos del pago: viene Larralde en mi auxilio. Desenfunda la mandolina y me dice:


Claro, todo aquello fue en el Galpón de ayer...



Y ya que nos pusimos sociales anteayer, viene a mi mente la maravillosa canción de Atahualpa Yupanqui, ese gran payador que esgrime en cada verso verdades que ya quisieran los filósofos alemanes: "Preguntitas sobre dios"












Y con esto vuelvo a los inicios, a los que creo al menos.
Yo nací en un conventillo de la calle Olavarría, después me mudé a un consorcio pa' figurar en la guía...
Me voy con Rivero, que me espera bajo un farol, pitaremos un faso y lo convenceré de ir a vernos con Larralde y cantar unas milongas... de esas, de los pagos del tiempo... y recordar ¿cómo fue que no nací en Buenos Aires... pero de eso, ya ni me acuerdo: ¿o sí?


Y al final de todo, la Patagonia: el mundo... el viento pampero... las espuelas calzadas, y mi alazán.

Los ejes de mi carreta, nunca los voy a engrasar.

26 comentarios:

amelche dijo...

A mí después de esto me queda la duda inquietante de si naciste o no en Buenos Aires... Y otra duda: ¿Te estás dejando barba para parecerte a Cafrune? Por cierto, Anaví hace un tiempo publicó un post sobre él, ahí lo descubrí yo.

xnem dijo...

Saludos, cuando tenga mas tiempo te relato mi pasión por Gardel, mis amigas argentinas en Bcn, mi relación con el lunfardo y algo mas, ahora solo decirte que tuve la oportunidad de asistir a un concierto de Jorge Cafrune en un teatro de las Ramblas barcelonesas (el Poliorama), por el módico precio de 15 pesetas persona, éramos tres y no es que fuera barato, es que eran entradas de "claca"!! así como lo oyes –en aquella época yo lo pensaba como algo del pasado ya- y aplaudimos a rabiar, porque nos lo pasamos de puta madre. Hasta luego nen.

samcorco dijo...

Hace un tiempo conocí a un señor encantador que era uruguayo; el día que me lo presentaron, evidentemente por el acento, le dije que me encantaría ir a Buenos Aires, o a la Patagonia argentina (yo intentaba romper el hielo diciéndole sitios argentinos a los que me encantaría ir); y no te puedes imaginar cómo se puso: "¡Yo argentino; maldito seas!", no sabes cómo se puso: luego la cosa fue mejor y fuimos buenos amigos. Tu post me hizo recordar aquel señor uruguayo que no quería saber nada de los argentinos.

P.D. Brus se está forrando en Marbella; se está construyendo un palacete con unos maletines que se encontró por el camino. Dice que no se acuerda de quien era Marx; si un caso le suenan unos hermanos de mismo nombre que le hacen reír. Ya te contaré. Saludos Maestro.

Noctiluca dijo...

Ayer te compré un libro de Edmundo Rivero sobre su relación con el lunfardo (relatos?), y un breve glosario de lunfardo al final. Guardado está en mi casa.

Che... la verdá la verdá, que pareces argentino...

Noctiluca dijo...

corrijo x que esto no tiene acentos: parecés

Pam dijo...

Eoooo!! qué es eso de que te he abandonado???
Aquí estoy!! mirando tu blog desde el curro...d'estrangis. Miro aquí y allá para que no me pillen... pongo en riesgo mi vida laboral por ver tu blog!!!! jajajajajaajaja
Muchos besitos!!

PAM

Pam dijo...

Venga, además te dejo una cosita de Gloria Fuertes que cada vez que la leo, me hace pensar:

"Escribo como escribo,
A veces deliberadamente mal,
Para que os llegue bien".

Marga dijo...

Pues yo crecí escuchando a Cafrune, a Yupanqui (al leer la de preguntas a dios me dió la risa, ya no la recordaba!! ahora entiendo mi tiña a ese señor, jeje) y por supuesto a Gardel. En aquel entonces ni idea de donde quedaba la Argentina pero me encandilaba la sonoridad de su idioma, bueno y poderlas cantar a voz en grito!

Ey tus post, y los de xnem, no hacen más que llevarme a la infancia! pues si!! yo luchando por hacerme un hueco en tierra de nadie y vosotros venga a incordiar!! jeje

Besosssssss

El Piscuis dijo...

UUUhhh, Maestro, hacés magia con los temas que tocás (los acentos bien a la argentina). Me quedé pensando en todo, mudo, Me encantaría poder escuchar tanta multimedia, me voy a tener que ir a un ciber con banda ancha, jaja (maldita telefónica).
Gracias antes que nada por dedicarme la batida de la pulpería. No soy de armas tomar (mi tamaño intimida y la realidad es que nunca nadie "me puso banca")(eso es lunfardo también?) pero si hubiera que tomar armas, buscaría mi machete, o el cuchillo grande de los asados, jajj...
No Soy de Capital, sino mas bien de la Pampa Húmeda, de la zona de Tandil, Ayacucho, Balcarce, Mar del Plata... Acá es campo, ¡¡¡los mejores campos del mundo!!! El lunfardo y el tango llegan por añadidura, pero por acá las domas y el folcklore arrasan por goleada y aunque nunca pienso en el lunfardo como idioma, al leer y entender completamente la milonga lunfarda me doy cuenta que lo llevamos incorporado en la sangre.
Y por último, como reflexión final, pensando en el mal chiste de los pobres uruguayos que no tienen lo suficiente para ser argentinos.
¡¡¡QUE CARAJO, HAY QUE TENER MUCHO GÜEVO (Y OVARIOS NUESTRAS BELLAS DAMAS) PARA SER ARGENTINO!!!

El Piscuis, Piantao Piantao...

Noctiluca dijo...

Ernesto,
Aca en el trabajo tampoco me deja escuchar las canciones. Ni bien llegue a casa (que hoy sera tarde...) las voy a escuchar. Me encanto el post, y me siento triste porque no te gusto lo que te conte de mi regalo.
Clara

Reaño dijo...

Hey Amigos! Llego algo tarde por culpa de un "botón"...
Comienzo por el final:
Clara: estoy más que feliz y emocionado por el regalo que me anuncias... siempre lo quise. Pronto muy pronto iré por allá y tendré ese hermoso regalo pero otro más bello aún: conocerte.

Piscuis: si no hubiera sido por el machetazo en el momento apropiado estaríamos cara a cara con la pálida.
He puesto una nueva canción de Larralde que el puto Castpost no me dejaba poner: Galpón de ayer. Cuenta algo de aquello.

Marga: escucho el disco que me mandaste y bailo y salto. No le tengas tiña a Yupanqui que escribió cosas tan bonitas.
Y si el venirto por aquí llama a tu infancia yo puedo prestarte mis soldaditos.

Pam: gracias por arriesgar tu vida y atravezar las trincheras laborales para leerme. Muy cierta la frase que pones. El mensaje llegó bien, en botella.

SamCorco: ¡uy! eso puede ser peligroso... pero creo que con lo de Zitarrosa podemos quedarnos tranquilos por las pequeña peleas vecinales...
Y en cuanto a Brus: ¡ha engañado al Partido por años! bueno, déjame decirte que últimamente le veía el bigote a lo Groucho.

Xnem: has visto a Cafrune, a los Quillapayún: ¡sos Gardel! Siempre sales con una novedad que me hace decir: qué tío para cojonudo...

Amelche: después de hoy estoy pensado en mis orígenes... incierto, por las calles donde dicen que nací, mi pasaporte y la bolsita con tierra de la tumba de Baudelaire que llevo siempre conmigo.

¡Ah! y la barba es para parecerme a Larralde... pero eso es un secreto.

PS: AVISO DE SERVICIO PÚBLICO: HAN SIDO INCORPORADAS LAS CANCIONES "GALPÓN DE AYER" Y "PATAGONIA" DE LARRALDE QUE, POR MOTIVOS TÉCNICOS NO PUDE PONER ANTES: DISFRÚTENLAS.

mariesaddie dijo...

llevas una bolsita con tierra de la tumba de baudelaire?????!!!!!!!!!!!!!

Reaño dijo...

Siempre, una bolsa de terciopelo rojo.

pilar dijo...

si sigue con el frances me rindo

La puta que no te parió dijo...

No puedo hablar de Argentina imparcialmente, por tanto hasta yo misma tomo mis palabras con pinzas.
Habito esta tierra sabiendome extranjera y no por haber nacido en otra, solo por la sangre que corre por mis venas.
Buenos Aires es un punto y aparte en este país, es una ciudad con pretenciones de Paris, todo en ella habla de europa.
A los Argentinos se los desprecia por obra y gracia de los porteños, y habla una de cepa, que en el fondo reniegan de sus raíces cuando pretenden defenderlas y tienden a la soberbia por cola de paja.
El tango es importado, hasta su nombre es extranjero 100%, eso no le quita encanto, vuelvo a repetir y no me canso de hacerlo, que el problema no son las raíces sino las fronteras y los rótulos de pertenencia.
El encanto de Buenos Aires es la desgracia de Argentina, esa extraña mezcla de razas y culuras que le infieren cierto halo parisino, razas y culturas que no han venido a dar, eso es una gran mentira, han venido a tomar para si, se apropiaron de estas tierras y las exprimieron en favor de sus raíces y no de las de aquí.
Revisen las listas de apellidos de sus presidentes.
Creo que no me equivoco, aunque tal vez aquí mi imparcialidad se vuleve un arma de doble filo, en afirmar que en todo América no hay una tierra más rica que esta, duele verla empobrecida brutalmente y aún así manando leche como brota el agua de un pozo.
Sus verdaderos dueños están siendo corridos de todos los sitios que habitan, reducidos a una indigencia de las más precarias, subestimados, arrasados, mermados, amordazados, pero cuando suena un tango en el extranjero se nos pianta un lagrimón por ¿NUESTRA? tierra.
Eso sí, si un ministro de economía retiene los plazos fijos (dinero extra que una persona guarda a cambio de inetereses, perros del hortelano financiero), todo mundo a la calle a bajar un presidente, sin embargo cuando un niño se muere de hambre en cámara en un país donde la leche que sobra riega las plantas lloramos con el noticiero de las 20hs mientras revolvemos un guiso para 20 personas en un lugar donde comen 3 a gatas.
Me encanta el tango como ritmo y como práctica de una poesía cotidiana y popular, pero me suena a queja egoísta, salvando un cambalache y similares por supuesto, nunca subestimo que los distribuidores de cultura saben trabajar el arte de la distracción, cada tanto se les escapa un tiro por la culata, pero en general no se andan con chiquitas y saben meter el dedo en la llaga equivocada.
Perdona Reaño este caudal de buena onda para las minorías, lo cual se traduce en las mayorías como queja, pero creo que un verdadero homenaje a estas tierras sería hablar de los wichitas, diaguitas, tobas,koyas, Tehuelches, mapuches...
Cualquier cultura, aceptada o no por la intelectualidad del arte (puaj perdón me dan arcadas nombrarlos), que no tenga como objetivos abrir conciencias y trascender fronteras, es una mentira para entretener giles.

MaleNa dijo...

Buenos Aires es una melange, una diversidad de cuento de Bradbury, como no lo palpé en otra ciudad del mundo. Y siento que eso es lo que me gusta, los barrios tienen distintas cadencias, no es lo mismo tomar un feca en Palermo que en Pompeya, y eso es lo bueno, la mixtura. Somos locos, tiernos, tira bombas, llorones, desprejuiciados,como decía Discépolo en su antólogico "Cambalache"

Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...


Yo que siempre vuelo por las terrazas de mi amada Baires, me inclino por este tango, "Naranjo en Flor" de Homero Expósito, que además era el preferido de mi viejo.

Era más blanda que el agua,
que el agua blanda,
era más fresca que el río,
naranjo en flor.
Y en esa calle de estío,
calle perdida,
dejó un pedazo de vida
y se marchó...

Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y al fin andar sin pensamiento...
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.
Después...¿qué importa el después?
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz.

¿Qué le habrán hecho mis manos?
¿Qué le habrán hecho
para dejarme en el pecho
tanto dolor?
Dolor de vieja arboleda,
canción de esquina
con un pedazo de vida,
naranjo en flor.


Gracias por homenajearnos.
A tus Pies

Reaño dijo...

Malena, que v¡baila el tango como ninguna, gracias por tus palabras... el hoemnaje es al gran pueblo argentino y su arte inmortal.

Paula: se me pianta el lagrimóm al pensar la vuelta a Corrientes...

Nanny Lidia dijo...

Que bueno , buenisimo, te felicito ya me pusiste melancolica , en el perfecto estado para bailarnos ese tango, deveras Gracias es muy refrescante leer un joven como vos.

Rain dijo...

Yo quiero conocer el Parque de Rivadavia, el Doke y después, el Barrio de Boca.

TANGOS? Me quedo con Cambalache...e imagino bailar unos
tangos como imagen , como algo bello.

Ah, mas es a dónde quiero ir es
al Parque de Rivadavia. Allí quiero ir. Imagino que allí está Argentina con sus sangres, todas sus sangres revueltas entre libros, discos y objetos antiguos e insólitos.
.
.
.
.
.
.
.
Me encantó sobretodo escuchar a Atahualpa Yupanqui y leer sobre tus afectos en medio
del lagrimón de Paula.

:)

Rain dijo...

Eh, Ernesto, que llegué antes de medianoche y ya no pude bailar.

Jean Georges dijo...

Ya lo dijo el Rey Vania III, en su último discurso de cumpleaños: Gardel es Ganimediense, nació en Barkir, en un hermoso chalet de dos plantas junto al río Foto. Y era burgués, hasta que sus padres dilapidaron toda la fortuna en carreras de galgos. Y mujeres, muchas mujeres de hermosas bombachas blancas de algodón.

Reaño dijo...

Nanny Linda: gracias por la visita, para mí siempre es bueno leerte. Bailemos, como decía Sábato, "el tango es una pena que se baila".

Vir&: querida Vir& a mí también me gustaría conocer esos lugares tan lindos . Atahualpa es un maestro, veré si hoy pongo algo más de él... y eso de llegar a bailar está muy mal! no hay postre para ti hoy!

Jean Georges: consultando con los archivos de la biblioteca de San Lorenzo del Escorial, descubro que todo lo que usted dice es cierto... lo único que no se precisa es las dimensiones del chalet...

xnem dijo...

Oye Lunfardo! No es posible!!! te iba a contar un par de cosas, pero entre que leo los posts, ya es hora de comer así que me voy a hacer recados y luego me pongo.

xnem dijo...

Monsieur Reagno: Me ha desaparecido el contador, seguro que tu tienes algo que ver!, en esa carrera silenciosa que llevamos con los números. ¿Sabes de que va?
Lunfardo:
mira vivir en Barcelona, -como supongo también Madrid- es conocer y tener amigos de todo el mundo mundial. Tengo buenas amigas argentinas, ayer vino a comer una y me regaló un saco de mate, otra me mandaba correos con textos en lunfardo que me parecían chino, con algunas traducciones.
Desde que lo conocí me gustó Gardel, esos discos de piedra en algún gramófono de la época, alucinados por el sonido que salía del gran altavoz trompa; Caminito, Melodía de arrabal, Dandy, Arrabal amargo, Rubias de Nueva York, Bandoneón arrabalero, Arrabalero, Buloncito de mi vida… ah! con ese sonido rayado del paso de la aguja por los surcos. Lo de Cafrune asistí en vivo y en directo a su gran éxito por las radio y después ese concierto casi de regalo, solo con su guitarra llenando la sala, hasta que una furgoneta se lo llevó por delante, que ironía; una furgoneta es una carreta actual.
Sigo otro rato que voy a leer los comentarios del resto que veo por ahí personajes con mucha mas autoridad que yo en el tema. Por cierto saludos malena y Biosofía. Paso por vuestras casas luego.

Noctiluca dijo...

Estoy bastante de acuerdo con Paula, pero no me sale ser tan dura. Es verdad que el argentino tiene una mezcla (para resumir aqui...) de complejo de superioridad e inferioridad, que no sabe valorar lo propio a no ser que los valoren "los de afuera" y ahi si, se le hincha el pecho y "la Argentina es lo mas grande que hay"... Por eso me encanta el folklore del norte, el canto con caja, verdadera expresion del alma y grito en el cielo de las "copleras" (tambien algunos copleros) que expresan por ese medio sus problemas cotidianos, vecinales y sentimientos con letras sentidas y sencillas, y el acompa;amiento de la "caja", que suena como latidos del corazon. Pero con una forma de canto "natural", como una verdadera queja, y como un modo de estar en el mundo, de decir, y decirse. Y lo comparten en comunidad. Bueno hay mucho para decir sobre el tema. De todos modos, ya no podemos negar toda esa otra mezcla extranjera que tenemos... somos mas parecidos a un mapuche o a un italiano? En Buenos Aires digo... la realidad es otra. Y yo soy de Buenos Aires, lo que no quita que me sienta muy conmovida cuando viajo o me acerco a la cultura quechua o mapuche, en el sur o en el norte de Argentina, y admiro su sentido de comunidad y tradicion y ligazon a la tierra. Los de Buenos Aires somos casi tan extranjeros en ciertos sitios (Jujuy...) como cualquier otro extranjero.... Pero el respeto y el amor con que tomemos esta complejidad nos puede acercar.

Y en este post esta representada la tierra, con Yupanqui, con Larralde.
Besos

Noctiluca dijo...

Tu corazon esta vivo.