martes, febrero 28, 2006

Esa porfiada fe



Esa porfiada fe...
Además y luego, escucho las últimas notas (¿palabras?) del soundtrack de Goran Bregovic, música e inspiración del film Undergronud, de Emir Kusturica... viene a mí un deseo, un destello sobre el facón. Un ansia de recuperar las rumas de brisa que ruedan por la sierra y que huelen a vino tempranillo.


Cierro mis ojos y Vida me ofrece un cántaro lleno de vino, un aríbalo, que hubiese hecho callar cualquier blasfemia a Kayyham con tal de obtener, de dicha aparición, ese don. Veo a Vida y me dan ganas de echarle un piropo... pero Vida no es la Belleza, aquella que Rimbaud sentase en sus rodillas e "injuriase".

Entonces tomo a Vida de la mano, sosteniendo con la otra el aríbalo que, cuidadosamente coloco a otro lado y le susurro...

(...)

Vida echa a andar revisando un cuaderno forrado en plata. Yo, miro mi Diplôme d'Études Approfondies y choco mi copa en su marco...


domingo, febrero 26, 2006

Things have changed


Sucede súbitamente.
Y después los recuerdos inundan la cornisa de tu ventana. Como para no verlo. Como para no saberlo siquiera.
Y entonces los aromas se recuestan en el estéreo y me deslizo buscando algo. Alguna melodía a brandy de jerez solera. Para mayor honor, derrapo en la esquina de un tango:
De chiquilí­n te miraba de afuera
como a esas cosas que nunca se alcanzan...
La ñata contra el vidrio
en un azul de frí­o,
que solo fue después vivendo
igual al mio...
Como una escuela de todas las cosas,
ya de muchacho me diste entre asombros
el cigarrillo,
la fe en mis sueños
y una esperanza de amor...
¿Cómo olvidarte en esta queja,
cafetí­n de Buenos Aires...


O busco algo en las cascadas sendas de Tom Waits o la Piaf. Llego al borde de la ventana, con una copa un poco más discreta y el cigarrillo que ya no fumo. Y se abre el Palacio de la Memoria. Camino con calma, me detengo en un libro husmeado en la biblioteca de la facultad, hace años, No hay humo sin Freud: Psicoanálisis del fumador. Doy la primera calada de las 3 cajetillas que me esperan por delante en algún martes que es martes todo el día.
Pensaba que aquel volumen traería consigo la clave analítica que me devolviese a la senda del buen juicio pulmonar.

No, no fue así.
Era, más bien, una apología a los puros y a las marcas que fumaba el vienés.


Un poco más de solera. Otro vistazo rápido por la ventana. Los párrafos finales de aquel libro. Una serie de recomendaciones terapéuticas. Reclinarse comodamente en la silla de trabajo, en el sofá del cuarto de estar, en el rincón de preferencia que favorezca el toque de retreta del recuerdo. Tome ese libro, escoja una página al azar con uno de los recuerdos de aquellas estancias de la infancia. Vierta el tabaco de aquellos aires donde corría con las rodillas raspadas y un inmenso herbolario pegado en la camiseta... roléelo y enciéndalo con una cerilla. De una calada honda y déje que su mente recorra claustro a claustro el camino que lo traiga de vuelta.

Aunque siempre, de forma inevitable, invulnerable, las cosas hayan cambiado.

A quoi ça sert l’amour? (¿Para qué sirve el amor?)

Para ti, Larissa, en esta mañana nevada de domingo...



Edith Piaf & Théo Sarapo (1962)
À quoi ça sert l'amour ?

A quoi ça sert l’amour ?
On raconte toujours
Des histoires insensées
A quoi ça sert d’aimer ?

L’amour ne s’explique pas !
C’est une chose comme ça !
Qui vient on ne sait d’où
Et vous prend tout à coup.

Moi, j’ai entendu dire
Que l’amour fait souffrir,
Que l’amour fait pleurer,
A quoi ça sert d’aimer ?

L’amour, ça sert à quoi ?
A nous donner d’la joie
Avec des larmes aux yeux…
C’est triste et merveilleux !

Pourtant on dit souvent
Que l’amour est décevant
Qu’il y a un sur deux
Qui n’est jamais heureux…

Même quand on l’a perdu
L’amour qu’on a connu
Vous laisse un gout du miel -
L’amour c’est éternel !

Tout ça c’est très joli,
Mais quand tout est fini
Il ne vous reste rien
Qu’un immense chagrin…

Tout ce qui maintenant
Te semble déchirant
Demain, sera pour toi
Un souvenir de joie !

En somme, si j’ai compris,
Sans amour dans la vie,
Sans ses joies, ses chagrins,
On a vécu pour rien ?

Mais oui! Regarde-moi !
A chaque fois j’y crois !
Et j’y croirait toujours…
Ça sert à ça l’amour !

Mais toi, tu es le dernier !
Mais toi’ tu es le premier !
Avant toi y avait rien
Avec toi je suis bien !

C’est toi que je voulais !
C’est toi qu’il me fallait !
Toi que j’aimerais toujours…
Ça sert à ça l’amour !


viernes, febrero 24, 2006

Viernes musicales: Amsterdam, have you ever seen the rain?



Amsterdam, canción emblemática del concierto de 1964 en el Olympia de París. Canción que sería, acaso, blasón de Jacques Brel. Canción de guerra: de marineros, peleas, putas, licor, épica. Una razón personal que llevaría a Brel, a establecerse, cual Gaugin, en las Islas Marquesas e incluso a ser enterrado al lado de aquél.

Evidentemente, un Amsterdam que desapareció bajo los humos del Cannabis y la banalización de su barrio rojo (que eso de poner a las mujeres en escaparates...). El Amsterdam, de humo de pipa, de tabaco rancio, del Puerto de Amsterdam que albergaba marinos taimados o piratas cojos, de esos marineros que " danzaban como soles escupidos"sólo queda aquella canción.

Hoy nieva y llueve, alternadamente. La sierra del Guadarrama muestra su mechón de cana y caspa y quizá espere la tarde -que ya llega- para darme una vuelta por San Lorenzo de El Escorial. La lluvia y la nieve deslizándose sobre las calles de piedra me harán silbar esa canción de aquel grupo que reinventaba el rock & roll mientras moría...



Voy a conocer esta tarde ya lejana, esta tarde llena de distancia sobre la que pondré mis pies y mi abrigo. Mientras camino y cuento en cada gota calada, en mis orejas, un recuerdo. Y entonces podré oírte lluvia y quizás escucharte... y quererte.
"Y en nosotros nuestro muertos, pa' que nadie quede atrás" (un abrazo, Zucco)



Amsterdam, San Lorenzo de El Escorial, have you ever seen the rain?

lunes, febrero 20, 2006

Salvador Allende



Último discurso de Salvador Allende.

Nací en 1978. En aquellos años aún existían la URSS y la guerra fría. España votaba su primera constitución en su retorno a la democracia. En el Perú se descomponía un régimen militar corrupto y envilecido.
Allende había muerto hacía 5 años.


Durante mi infancia recuerdo retazos de la lucha entre los dos grandes bloques que dominaban el golbo. No los recuerdo, ciertamente, por el debate de ideas (los libros rojos de la editorial Progreso vendrían muchos años después) sino por dos revistas que aparecían en aquellos años: Selecciones y Sputnik (con el subtítulo de Selecciones d ela prensa soviética). Al lado de Snoopy llegan a mi recuerdo mi recuerdo diversas representaciones del oso ruso clasista y combativo.
Y luego cayó el muro, luego desapreció Sputnik, luego olvidé al oso soviético y recuperé a Snoopy muchos años después (hace uno 3) a través de un disco en el que George Winston hace un homenaje a Vince Guaraldi (el compositor de las diversas tonadas de las tiras televisivas de Peanuts): Linus & Lucy: the music of Vincent Guaraldi.. Y cuando mi acné empezaba a declinar descubrí a Allende.

No pretendo resumir su obra, al menos no hoy, al frente del gobierno de la Unidad Popular en Chile. Los que deseen saber algo de ello pueden consultar aquí. Sólo esbozar algún sentir.
Hace algunos días recibí el dvd del documental de Patrico Guzmán, Salvador Allende, presentado en el 2004 y recordé, una vez más, con emoción, a aquel hombre que se apartó del estalinismo soviético y creó una revolución centrada en la democracia y el derecho de los otros. La llegada del socialismo al poder sin un muerto, sin ningún deportado, sin ningún torturado.


18 de octubre de 1972
"Vengo de Chile, un país pequeño pero donde hoy cualquier ciudadano es libre de expresarse como mejor prefiera, de irrestricta tolerancia cultural, religiosa e ideológica, donde la discriminación racial no tiene cabida. Un país con una clase obrera unida en una sola organización sindical, donde el sufragio universal y secreto es el vehículo de definición de un régimen multipartidista, con un parlamento de actividad ininterrumpida desde su creación hace 160 años, donde los tribunales de justicia son independientes del Ejecutivo, en que desde 1833 sólo una vez se ha cambiado la Carta Constitucional, sin que ésta prácticamente haya jamás dejado de ser aplicada. Un país de cerca de 10 millones de habitantes que en una generación ha dado dos Premios Nobel de Literatura, Gabriela Mistral y Pablo Neruda, ambos hijos de modestos trabajadores. Historia, tierra y hombre se funden en un gran sentido nacional".
(...) Cientos de miles de chilenos me despidieron con fervor, al salir de mi patria, y me entregaron el mensaje que he traído a esta Asamblea Mundial. Estoy seguro que ustedes, representantes de las naciones de la tierra, sabrán comprender mis palabras. Es nuestra confianza en nosotros lo que incrementa nuestra fe en los grandes valores de la humanidad, en la certeza de que esos valores tendrán que prevalecer. ¡No podrán ser destruidos!".
Discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. 4-XII-1972


Salvador Allende encarna el espíritu de una ruta que él inauguró: El socialismo en libertad. Sueño que la CIA cegó en 1973.
Pensar que Felix Rohatyn, banquero norteamericano y ex-embajador de USA en Francia, ha dicho: "Estoy muy sorprendido por la moderación de las críticas, entre nosotros, respecto del capitalismo financiero. Sin embargo, ha torpedeado los fondos de pensiones y aumentado en proporciones inverosímiles las diferencias entre ricos y pobres. Pero el mito del empresario que se enriquece al tiempo que enriquece a la comunidad, sigue siendo muy fuerte". Este banquero se reconoce, entre otras cosas como parte del 1% que posee el 45% de la riqueza de su país.

La última vez que estuve en Lima vi con mayor pavor el aumento de las casas paupérrimas que desde los cerros miran a la mar y a las playas exclusivas, acordonadas, privadas, alambradas, despectivas en su ostentación de aquellos a los que les está prohibido el mar y los sueños.
Como siempre dice mi gran amigo Carlos Mejía, a la gente de derecha no le interesa lo que le ocurra al del lado, mientras no le toque a él. ¿Cómo puede no importar lo que pase en un país como el Perú, con quien pertenezca al 50% que vive en pobreza extrema? Aunque sea por un egoísmo ilustrado... el problema es que la derecha sólo se preocupa de estas cosas cuando las masas pauperizadas, explotadas, excluídas encuentran en la violencia el camino para avistar un camino.

"En el fondo -dice Rohatyn- solo los capitalistas pueden matar al capitalismo. Por sus excesos". En parte, la izquierda debe volver a inspirarse en ejemplos como el de Allende y luchar, de modo convincente, contra los excesos y los abusos: con solidaridad.

Ese mundo, el mundo que soñó Allende viene siempre a mí. Un mundo soñado e imaginado que, quizá por ello, extraño más.


Powered by Castpost

domingo, febrero 19, 2006

Nota Bene: El Hada Verde nos escribe


Mi hermana, Leticia Robles (desterrada hoy por hoy en la vertiginosa ciudad de Boulder), verdadera Fée Verte del mundo mundial, me dice, con razón, que la he omitido en el post Je suis un absintheur.
Ella fue la que compartió mis quebraderos de cabeza en la búsqueda de colorless green ideas sleep furiously. Creo que Chomsky también es un absintheur.
Un abrazo hermanita y, por cierto, no tengo ninguna foto tuya.

viernes, febrero 17, 2006

Viernes musicales: Fluctuat nec Mergitur


Siempre el mar. Esto lo sabía Valéry y, seguramente, a juzgar por Supplique pour être enterré à la plage de Sète, Brassens, nacido también en Sète, sabía lo que era la experiencia marina.
Bueno, yo nací en Lima, con el Pacífico al lado. Lima no es ni la ciudad más simpática ni posee (al menos en las costas que atañen a la capital) una playa o un mar particularmente bellos.
Pero en las ciudades donde me ha tocado vivir después, siempre he esatdo hacia el centro del país. Y lo único que le faltaba a estas ciudades era el mar.

J'ai grandi dans la mer et la pauvreté m'a été fasteuse, puis j'ai perdu la mer, tous les luxes alors m'on paru gris, la misère intolérable. (Crecí en el mar y la pobreza ha sido para mí fastuosa, después perdí el mar, todos los lujos entonces me han parecido grises, la miseria intolerable) (Albert Camus: La mer au plus près. Journal de bord. El mar aún más cerca. Bitácora).


Powered by Castpost

Por ello el título que remite a París, porque está bien que sobre el Sena uno vea encantadores barquitos pero... no es para uno de velas. Creo que también supieron, desde siempre, que habría un pedazo de mar que haría falta. Por ello sonrío cuando pienso en Paris Plage.

Ese tono de nostalgia y reencuentro con algunas cosas me lo trajo, en parte, el escuchar el 69 love songs de Magnetic Fields (gracias Srta. Pilar por la recomendación), los cuales tienen sonidos que entre otras cosas me recuerdan a los queridos Simon & Garfunkel, en algunas cosas, mezclado con Cohen... y, en ello, una porción de infancia y destierro.
A Larissa le recuerda más a Abba y a The Carpenters y, claro, también. Este grupo es todo un revival. Por ejemplo, escuchando Time enough for rocking when we're old, he pensando en algunas canciones muy queridas, como Les vieux de Brel o Tan joven y tan viejo del Sabina (claro, en mi particular asociación)...



Powered by Castpost


Y, claro, entre estas cosas, vuelvo a la cación de Brassens, Les copains d'abord, pensando en mi hermano Joaquín, que es un pirata cojo, con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo. Pienso en el mar que se levanta y crece, y el barco se bebe el interior de la botella que lo contiene. Y uno sonríe pensando que en la bandeja del correo electrónico, del buzón, o, simplemente en otros océanos, donde se reserva el del derecho de admisión al tiempo (por ser un borracho escandaloso) siempre, hay un

Fax U

jueves, febrero 16, 2006

Good Bye Mahomet. Hellcome Allende

Ayer miércoles, de regreso por la tarde a casa, encontré dos sobres en mi buzón. Uno de ellos traía la penúltima edición de Charlie Hebdo, de la cual les hablé y, el otro, un pedido que me llena de alegría, la versión editada en Francia del documental de patricio Guzmán, Salvador Allende (sobre este documental, del 2004, pienso hacer algún comentario la semana que viene).

Este número de Charlie Hebdo trae caricaturas interesantes y análisis críticos. Una imagen que hace un guiño a la obra de Magritte, es la siguiente:




En la Editorial de Phillipe Val, destaca este pasaje:

Libertad de expresión : siendo un hecho en los Estados de Derecho, ésta puede ser reglamentada por el legislador. La difamación, el racismo, el insulto a las personas, pueden ser llevados ante los tribunales de la República. (…)
Precisión capital : las leyes que enmarcan esta libertad protegen a las personas, no a los mitos.


Por ello riamos, como este Mahoma: (Mahoma nos declara: ¡Realmente es la primera vez que los daneses me hacen reir!)



La próxima semana hablaré del documental sobre Allende. No olviden que mañana, como el viernes pasado, hay música. Y recuerden que no deben dibujar a...

lunes, febrero 13, 2006

Je suis un absintheur


En el principio era el ajenjo.
La única posibilidad que tenía de saber sobre él era a través de mis queridos poetas simbolistas y de Baudelaire. Algunas voces "autorizadas" decían que era ya inexistente y que probablemente su consumo había ocasionado esos tijeretazos de locura a todos ellos.

Debía probarlo.

Eran los años de 1996 – 1998, años de estudios generales universitarios. Luego los simbolistas declinarían en mis preferencias (viviendo en estado latente siempre, empero) y aparecería Valéry y Celan... y Baudelaire siempre ocuparía un lugar especial. Por esos años, la internet no causaba tanta atención en mí ni sabía cómo pedir cosas a través de ella. Menos tenía una tarjeta de crédito y considerando lo que bebía por aquellas fechas... pues ni imaginar costeándome una botella de ajenjo (ya un ron Bacardí era un lujo nacido del cooperativismo de los exangües bolsillos de varios camaradas).


Cuando llegué a Francia, en un foro de discusión sobre vinos y licores, vi el mensaje de alguien que pedía la receta para hacer absinthe artesanal. Tenía ya el nombre original del recordado y adormecido ajenjo: Absinthe (Absenta en España). Fue así como me volví un absinteur.


El absinthe es un licor alcohólico fuerte hecho a partir de una mezcla de alcohol y de hierbas destiladas o de extractos de hierbas, en primer lugar la gran absenta (Artemisia absinthium) y anís verde, pero con mayor frecuencia también tres yerbas aromáticas más: la absenta romana o pequeña absenta, el fenil dulce (llamado también fenil de Florencia), y el hisopo. Según reza el museo virtual del absinthe.

La Artemisia Absinthium (En honor de Artemisa, hija de Zeus y diosa de la luna) era usada por los antiguos (se afirma que incluso Hipócrates) para sanar males estomacales, fiebres, malaria, anemia, reumatismo, disentería, dolores menstruales. También se decía que era un antiséptico eficaz. En inglés, esta planta recibe el nombre de Wormwood.

Una vez destilada la bebida, uno de los componentes químicos esenciales es el thuyone, tuyón, cuya estructura química es similar a la del cannabis (aunque, como se ha demostrado recientemente, su efecto sobre el cerebro es distinto). La particularidad de este componente (que en dosis elevadas es tóxico) es la de otorgar a la bebida una embiaguez lúcida no exenta de efectos psicoactivos: los sueños de ver a la famosa hada verde.




Y es que la hora verde era la hora de tratar de atisbarla : entre las 5 y 7 de la tarde en todos los cafés y bares de los grandes boulevares de Paris, la gente se daba cita a su encuentro.

Prohibida en Francia y Suiza (por un complot entre el gobierno y los productores de vino quienes veían mermadas sus ganancias) usando como pretexto la fabicación de una gran cantidad de absinthe adulterado (como el pisco hecho de metanol), fue legalizada ha pocos años, nuevamente, en Francia. Allí hay una boutique destinada exclusivamente al absinthe, a la que acudía, como quien acude en busca de pan (nótese la bolsita verde).


Mis marcas preferidas son el Libertine 72º y, desde hace poco La Cour 89,9%… de esto hablará mi hermano Joaquín, espero.

He visto sólo un par de veces al Hada Verde, debe ser porque la más de las veces que bebo absinthe Larissa me acompaña: entonces la musa se torna verde (Charly dixit).

Resumiré las dos veces que vi al hada: la primera, quiso cobrarme por el show y la segunda se sentó a conversarme de cómo unos, a su influjo, mordían orejas (Baudelaire, Rimbaud, Wilde, etc.) y cómo otros, menos afortunados, se las cortaban…

Y una vez vi a mi ángel de la guarda, pero eso, ya es otra historia… y otro precio.

viernes, febrero 10, 2006

Viernes musicales: Con trombón y bombín -soir de gala- para un soldadito de plomo

Había un programa radial, durante mi infancia, que se tansmitía por radio Selecta (en amplitud modulada) que se llamaba Viernes Gardelianos. Demás decir que todas aquellas tardes estaba clavado allí, escuchando esas historias de guapos y malevos que, si bien no comprendía del todo (y no sólo por el lunfardo), intuía en cierta medida.
Y es que crecí escuchando tangos como quien escucha canciones de cuna: desde el scratch del tocadiscos de 33 y 75 revoluciones de mi padre.

Los viernes no me da para pensar. Me gustaría poner algunas canciones cada viernes. Por ejemplo, en esa foto de Gardel con Mona Maris se me antoja con el fondo de una canción francesa de Françoise Hardy, Soir de Gala


Powered by Castpost

Text: Françoise Hardy
Musik: Thierry Stremler
2003

juste un ange qui passe
une vague menace
qui plane soudain dans l'air du soir...
comme un fil qui casse
sans bruit ni trace
un doute surgi de nulle part...
que faire?
parler ou bien se taire?
rester ou changer d'air
ne plus le revoir?
rien ne brise la glace
le face à face
a tourné court, sans crier gare...
hier
le ciel était si clair
la vie tellement légère
belle et pleine d'espoir...
comédie
mais comment donc!
donnez-moi le "la"...
parodie
bien dans le ton
d'un soir de gala...
laissons faner les roses
gardons nos portes closes
et restons-en là...
juste un ange qui passe
un fil qui casse
une ombre qui plane dans l'air du soir...
hier
le coeur en bandoulière
j'aurais tué père et mère
pour un seul regard...











Épocas cargadas de soldaditos de plomo, de cuentos inimaginables, del olor gris. Épocas de música: los clásicos sobre todo. Y muchas marchas militares. Esas que después le sirven a uno para no ser un pacifista políticamente correcto al devenir progre. (De visita por Ávila y Salamanca: harto ya de Santa Teresa de Jesús)





Y esta noche me calzo el bombín, 'cause All the world is Green (Tom Waits) la levita necesaria y... ¿quién vendrá al baile ce soir?


jueves, febrero 09, 2006

Visite à Paris

La escala obligada en el que fuera mi viaje rumbo a Lima fue París. Ciudad donde viví un año mientras hacía mis estudios de maestría. Ciudad que tiene grandes recuerdos y mejores amigos, como el gran Miguel de Azambuja quien me hospedó y desde la ventana de cuya cocina pude tomar esta gráfica de los techos parisinos (lo sé, las fechas marcan 98, pero es error de una cámara muy vieja: de esas de carrete, ¿saben?):

París en enero. Cielo cubierto y que, de alguna manera, signaba aquél que vería en Lima. Volver y morir: el gato que no avisté en los tejados lo encontré en el Cementerio de Montparnasse, paso obligado para visitar la tumba de Baudelaire. La muerte me encontraría también en la Plaza de la Sorbona: un cartel anunciando la muerte de la Librería emblemática de esa esquina del Quartier Latin: el local será ocupado por una tienda de modas.



Y es que la muerte es muerte porque se sabe viva / y porque siempre asoma muerte en los callados ojos de quien se piensa muerto. Esto lo escuché alguna vez en un reportaje sobre la Plaza de Linares y Manolete... nunca supe de dónde vinieron estos versos. Rápidos, contundentes.
Tan rápido que golpea el encanto zen del clochard a punto de salir de la estación de Odéon. Tan a punto de aspirar la vida. Tan a punto de rencontrar las calles: "sobre el barro de las calles gime un crimen maravilloso" oí rasgar a Rimbaud... Ciudades I y II.

miércoles, febrero 08, 2006

Una religión de caricatura 3: Finale

Finalizando con el tema de Mahoma, sus caricaturas y sus fanáticos seguidores, coloco, a modo de conclusión, la sección El gilipollas de la semana de El Jueves, revista que, como es habitual, sale los miércoles.

La commedia è finita...



Último Minuto: La edición de ayer miércoles del semanario satírico Charlie Hebdo agotó su tiraje de 400 mil ejemplares con nuevas caricaturas sobre Mahoma. He encargado ya el número a Francia: la semana que viene a lo mejor tenemos un pequeño epílogo en este blog.

(Mahoma desbordado por los integristas: "Es duro ser amado por imbéciles")

lunes, febrero 06, 2006

Una religión de caricatura 2: Il dissoluto punito ossica il Don Giovanni

Casi al final del segundo acto, el Comendador (bueno, la estatua de éste) viene a atender la invitación a cenar que don Giovanni le hubiese formulado. Los alimentos terrestres ya no forman parte de su celestial esencia: le invita a cenar con él... la estatua pide que se arrepienta por sus múltiples pecados. Él la desdeña. El fuego aparece, la tierra cruje y al abrirse un coro subterráneo anuncia el castigo de don Giovanni, quien es tragado hacia los infiernos.




Todos los poderes de la razón deben enfrentarse a los falsos profetas del choque de civilizaciones (Steinmeier, ministro de Exteriores alemán, ayer).

Todo este asunto de las viñetas de Mahoma me ha hecho pensar (como a otros) en la película La vida de Brian : ¿qué hubiera pasado si en vez de doce viñetas Mahoma hubiese recibido un tratamiento en celuloide?




Se equivocaba Omar Kahayyam -poeta persa del s. XI- cuando afirmaba:

65
Si la secta de abstemios del amor y del vino
sola es llamada al goce del Edén del Profeta,
¡Ay! temo que el Paraíso, con su encanto divino,
Vaya a quedar desierto, sin fieles ni destino!

66
¡Amagos del infierno! ¡Promesas del Paraíso!
sólo es cierta una cosa -que nuestra vida vuela!
Sólo es cierta una cosa, -lo demás falso viso-:
«La flor que un día abriera, por siempre se deshizo»

(El poeta Omar Khayyam y su prima Ana: el día en que no llegó a la Kaaba en su peregrinación a la Meca)


Sifuentes tiene razón, cada vez que puede Occidente le rompe el quiosco a los musulmanes y encima les endilga a Michael Jackson (sofisticada arma bactereológica que, incluso, puede cantar, prolongando así tu agonía)...

Y pensar que toda esta historia surgió como un juego de niños (porque de eso se trata, en el fondo)... en... en septiembre. Por esas fechas, un grupo de dibujantes daneses no habían podido participar en la ilustración de un libro para niños sobre Mahoma (por ello de que el islam prohibe toda representación de éste). Es así como Flemming Rose, encagado de la sección cultural del Jyllands-Posten, les propuso una serie de caricaturas sobre el Profeta. El resultado ya es de todos conocido. El consulado danés en Beirut, o mejor dicho, las 4 vigas que de él quedan, pueden dar fe, así como el barrio cristiano de esta ciudad y un sacerdote católico baleado en Turquía... ¡Ah! y la siguiente llamada que hoy se consigna El País: El Ejército Islámico de Irak pidió ayer en Ramadi "matar y descuartizar" a ciudadanos de los países donde se han publicado los dibujos.

En verdad, a estos sujetos les falta un poco de vino en sus vidas... quizás no sólo a ellos, quizá, más bien, a muchos predicadores.

50
Siéntate y bebe: gozarás de una felicidad que no conoció Mahoma.
Escucha las melodías de los amantes: son los verdaderos salmos de
David. No te hundas en el pasado ni atisbes el porvenir. Que tu
pensamiento no vuele más allá de la hora presente: he aquí el
secreto de la verdadera paz.

62
¿Qué es preferible: sentarse en una taberna, y hacer después un
examen de conciencia, o prosternarse en una mezquita, con el alma
seca. No me interesa saber si existe un Todopoderoso o no, ni lo que
pueda hacer conmigo, llegado el caso.

63
Nos diste ojos, Señor, y permites que la belleza de tus criaturas nos
deslumbre; podemos ser dichosos y pretendes que renunciemos a los
goces de este mundo. ¡Mas esto es tan insensato como querer
invertir una copa sin derramar el vino que contiene!


Omar Khayyam (s. XI)

viernes, febrero 03, 2006

Una religión de caricatura

Llegado a España me he encontrado con un debate a propósito de unas caricaturas aparecidas en el diario danés Jyllands-Posten, las cuales versaban sobre Mahoma y el extremismo islámico. La respuesta de este último no se ha hecho esperar: una amenaza de bomba en las oficinas de redacción del rotativo.



La ira se ha desencadenado en el mundo musulmán y, además, en aquellos países europeos que albergan una fuerte inmigración o residencia de ciudadanos de origen musulmán: léase, Francia, Holanda, Bélgica. La edición de hoy de El País, da una idea de ello.

Para muestra Francia, país con poco más de dos millones y medio de creyentes musulmanes.
Hace un par de días, Serge Faubert, del diario France Soir sentenciaba en primera página: "basta de lecciones de reaccionarios intolerantes". De esta forma justificaba la reproducción de las doce caricaturas sobre Mahoma en dicho medio (una selección completa de éstas puede apreciarse en el dossier especial preparado por Le Nouvel Observateur), añadiendo que "ningún dogma religioso puede imponerse en una sociedad democrática y laica".
En la portada de France Soir, bajo el titular "Sí, tenemos el derecho de caricaturizar a Dios" se mostraba una viñeta de la cosecha del diario: Dios, flanqueado por un dios hindú-búdico, por uno judío y por Mahoma, le dice a este último: "No protestes Mahoma... Aquí todos hemos sido caricaturizados".



El propietario de dicho medio, un hombre de negocios franco-egipcio (y, seguramente, un "buen" musulmán), Raymond Lakah, ya intervino en este espinoso tema: despidió al director de la publicación, Jacques Lefranc.

La ONU habló, y el calzonudo de Kofi Annan (sí, aquel mismo que no hizo gran cosa por detener la guerra en Irak y que se dedica a decir cuatro tonterías, de cuando en vez, con la beatífica sonrisa de los idiotas) ha pedido que la libertad de prensa debe respetar a las religiones y no insultarlas. Olvida este buen señor lo que la libertad de prensa supone.

Una de mis caricatuas favoritas muestra a Mahoma atajando la entrada al cielo de varios kamikazes, diciéndoles que se han agotado ya las vírgenes que los "ayatolas" les prometen en la tierra (a cobrar en las alturas)a cambio de volver su cuerpo -y el de otros- un amasijo de pólvora y huesos.



No sabemos qué espera Europa para atajar tanta estulticia. ¿Acaso la muerte de otro Theo Van Gogh? Debe ser por ello que, el día de ayer, Le Monde publicó una viñeta donde un caricaturista, vigilado por un ayatola, dibuja la cara de Mahoma escribiendo repetidas veces la frase: "no debo dibujar a Mahoma". La edición de El País, de hoy, consigna este dibujo:




El ser humano, desde que agregó un sapiens al que ya tenía ha creado el licor. Recuerdo una frase de Víctor Hugo que dice: "Dios no ha creado más que el agua pero el hombre ha creado el vino". El hombre saca licor hasta de las piedras. ¿Qué puede esperarse de una religión que prohibe libar a sus fieles? Quizá por ello son tan poco racionales.

Alguna vez, un amigo me dijo que La Pasión de Mel Gibson (el Marqués de Sade hubiese hecho una película menos explícita y, supongo, más sublime) era, en realidad, una tentativa de los sectores más conservadores del catolicismo para reclutar "católicos-bomba" y no quedarse a la saga del fanatismo mundial.
Felizmente ello no ha ocurrido, pero trajo consigo otro tipo de perversiones (particularmente creo que fue una película para alimentar el lado gore y sado-masoquista de algunas almas de confesionario): finalmente, puro opio para el pueblo. La diferencia es que ciertos opios sólo estupidizan y otros matan (acaso, también, por sobredosis de estupidez).

jueves, febrero 02, 2006

Pongamos que hablo de Madrid




Alunizaje en regla. He visto los pueblos cercanos a Barajas tintileando en círculos amarillos y verdes: eran las 7:10 desde el avión y aún no amanecía.
Control policial: otra cartilla que llenar. Un sellito nuevo a mi pasaporte. Nada que declarar en la aduana, salvo unos quilos de más y de ansia y de espera.


Lima sigue siendo horrible. La vida se escapa entre el humo y las bocinas... y la esperanza bebe a sorbos alcohol de farmacia.



Si no fuera porque el destino aún conserva a algunos amigos en sus calles. Borges decía que el ser argentino era una enfermedad. El ser limeño debe ser un indolente enfisema. Y es algo contra lo cual se combate y, a veces, se reincide.

Conocí nuevos bares, me topé casualmente, en el filo de aquéllos con gente muy querida y otras el daimón me permitio contemplar.
Vi a mi hermano que espero me pase pronto las fotos.
Vi


Y al final del cuento el carruaje trocó otra vez en calabaza y apareció la luna llena.