viernes, septiembre 29, 2006

Bar McRaVeN: Bob y Ana amelchean

Hoy, solamente, en el Bar McRaVeN es el baile y la noche de Bob y Ana.
¡Amelcheo total!
Amén...
El resto es beinvenido pra hablar de... lo que sea...

miércoles, septiembre 27, 2006

La secta del Perro II: Diógenes Laercio sobre Diógenes de Sinope


Algunos fragmentos del libro VI de Diógenes Laercio, que antes comentase... sobre nuestro buen "compagnon" Diógenes el Cínico.

"Se acercó a Anaxímenes, el orador, que era extremadamente obeso, y le propuso: «Concede a nosotros, mendigos, parte de tu estómago; nosotros saldremos ganando y para ti será un gran alivio.» Cuando el mismo orador peroraba, Diógenes distrajo a su audiencia esgrimiendo un pescado. Irritado aquél, Diógenes concluyó: «Un pescado de un óbolo desbarató el discurso de Anaxímenes»."

"Se comportaba de modo terriblemente mordaz: echaba pestes de la escuela de Euclides, llamaba a los diálogos platónicos pérdidas de tiempo; a los juegos atléticos dionisíacos, gran espectáculo para estúpidos; a los líderes políticos, esclavos del populacho. Solía también decir que, cuando observaba a los pilotos, a los médicos y a los filósofos, debía admitir que el hombre era el más inteligente de los animales; pero que, cuando veía a intérpretes de sueños, adivinos y a la muchedumbre que les hacía caso, o a los codiciosos de fama y dinero, pensaba que no había ser viviente más necio que el hombre. Repetía de continuo que hay que tener cordura para vivir o cuerda para ahorcarse"


"Cierta vez que nadie prestaba atención a una grave disertación suya, se puso a hacer trinos. Como la gente se arremolinara en torno a él, les reprochó el que se precipitaran a oír sandeces y, en cambio, tardaran tanto en acudir cuando el tema era serio. Decía que los hombres competían en cocearse mejor y cavar mejor las zanjas, pero no en ser mejores. Se extrañaba asimismo de que los gramáticos se ocuparan con tanto celo de los males de Ulises, despreocupándose de los suyos propios; de que los músicos afinaran las cuerdas de sus liras, mientras descuidaban la armonía de sus disposiciones anímicas; o de que los matemáticos se dieran a observar el sol y laguna, pero se despreocuparan de los asuntos de aquí; de que los oradores elogiaran la justicia, pero no la practicaran nunca; o de que, por último, los codiciosos echasen pestes del dinero, a la vez que lo amaban sin medida. Reprochaba asimismo a los que elogiaban a los virtuosos por su desprecio del dinero, pero envidiaban a los ricos. Le irritaba que se sacrificase a los dioses en demanda de salud y, en el curso del sacrificio, se celebrara un festín perjudicial a la salud misma. Se sorprendía de que los esclavos, viendo a sus dueños devorar manjares sin tregua, no les sustrajeran algunos."

"Elogiaba a los que, a punto de casarse, se echaban atrás; a los que, yendo a emprender una travesía marítima, renunciaban al final; a los que proyectaban vivir junto a los poderosos, pero renunciaban a ello."

"Decía imitar el ejemplo de los maestros de canto coral, quienes exageran la nota para que los demás den el tono justo."

"En otra ocasión, gritó: « ¡Hombres a mí!» Al acudir una gran multitud les despachó golpeándolos con el bastón: «Hombres he dicho, no basura»."

Realmente... un maestro a seguir...

domingo, septiembre 24, 2006

Borges, Piazzolla y Rivero: A don Nicanor Paredes



Como señala José Gobello en Conversando Tangos:

Es claro que en los fragmentos de Borges caben muchísimas cosas. Borges ha de ser el autor argentino más citado. Y se explica, porque es el que ha dicho mayor cantidad de cosas con el menor número de palabras. En su juventud -ya se sabe- caminó los barrios y trabó amistad con algunos condescendientes compadres de Palermo, a quienes llevó luego a la literatura. Eran compadres todavía no agringados, introvertidos y sentenciosos; compadres de guitarra y caña dulce, capaces de cantar cosas como ésta: la vida no es otra cosa / que muerte que anda luciendo. De uno de aquellos compadres, Nicanor Paredes, aprendió Borges la filosofía del compadraje. Todo se reducía -me parece- a un servilismo señorial; a una presuntuosa altivez, con aval de cuchillo, puesta al servicio del caudillo de turno. Los caudillos políticos eran para el compadre lo que los otros caudillos habían sido para los gauchos. Luego, algunos compadres podían derivar a caudillos de barrio, a caudillos de segunda andana, a lo que ahora, en el lenguaje de comité, se llama punteros. Su breve actividad eran las elecciones y su larga vacación el truco, la guitarra, el tango y el duelo criollo.


Borges caminaba ese mundo a ratos y enseguida volvía a sus libros y a su pensar. El hábito de la reflexión lo llevó a convertir las cosas en ideas, en ideas abstractas, en ideas puras. Al cabo de tantos años el compadre es para Borges una realidad mezquina -mezquina para todo, menos para la muerte- y el tango -el tango que vio bailar en el suburbio-, un acto de lujuria camuflada de gimnasia. La gloriosa cabeza de Borges está habitada por ideas absolutas, del mismo modo que la noble cabeza de Platón estaba poblada por paradigmas. Pero el mundo cambia, cambian las cosas, y el tango ya no es el tango que vio bailar Borges contra un ocaso amarillo / por quienes eran capaces de otro baile: el del cuchillo. El compadrito ha terminado agringándose y comiendo pastashuta. El nuevo compadrito, mezcla rara de criollo y calabrés; el nuevo tango, alisado por las suripantas gringas en la "Stella di Roma" o en el "Scudo d'Italia", de la calle Corrientes al mil y pico, no corresponden a las ideas absolutas que Borges elaboró en el Palermo todavía no agringado de los años 1922 ó 1925. Pero Borges no ha querido elaborar nuevas ideas. Y ante las nuevas cosas -ante el nuevo tango, ante el lunfardo- asume la actitud del prevenido que en el zoológico, ante la jaula del hipopótamo, exclamó: "A mí no me embroman; este animal no existe".
Borges amó y ama a la ciudad y se avino a escribir letras para ser cantadas con música de tango o de milonga. En esas letras luce un tono payadoril. Creo que como Borges las habrían escrito los compadritos, si no hubieran sido analfabetos. Porque para el compadrito, ese ripioso juntador de rimas llamado payador era la poesía misma. Una de las letras de Borges es la de la milonga A don Nicanor Paredes que musicó Piazzolla y me sugirió las precedentes irrespetuosidades.



Venga un rasgueo y ahora,
Con el permiso de ustedes,
Le estoy cantando, señores,

A don Nicanor Paredes.

No lo vi rigido y muerto
Ni siquiera lo vi enfermo,

Lo veo con paso firme
Pisar su feudo, Palermo.

El bigote un poco gris

Pero en los ojos el brillo
Y cerca del corazón
El bultito del cuchillo.

El cuchillo de esa muerte
De la que no le gustaba
Hablar; alguna desgracia

De cuadreras o de taba.

De atrio, más bien. Fue caudillo,
Si no me marra la cuenta,

Alla por los tiempos bravos
Del ochocientos noventa.

Lacia y dura la melena

Y aquel empaque de toro;
La chalina sobre el hombro
Y el rumboso anillo de oro.

Entre sus hombres habia
Muchos de valor sereno;
Juan Muraña y aquel Suarez

Apellidado el Chileno.

Cuando entre esa gente mala
Se armaba algun entrevero

El lo paraba de golpe,
De un grito o con el talero.

Varon de animo parejo

En la buena o en la mala;
"En casa del jabonero
El que no cae se refala."

Sabía contar sucedidos,
Al compas de la vihuela,
De las casas de Junin

Y de las carpas de Adela.

Ahora esta muerto y con el
Cuanta memoria se apaga

De aquel Palermo perdido
Del baldío y de la daga.

Ahora esta muerto y me digo:

Que hara usted, don Nicanor,
En un cielo sin caballos
Ni envido, retruco y flor?

jueves, septiembre 21, 2006

Bar McRaVeN: Territorio Liberado


Radio Farabundo Marti Transmite desde territorio Liberado: y anuncia la revolucionaria reapertura del Bar McRaVeN, bajo los auspicios de Antístenes y de Bob Dylan, que ha preparado algunas canciones para tan magno acontecimiento.
Toneles rebosantes de vino, sangre divina de la revolución, de sufismo para autosuficientes y de dada crepitante en el caldero.



Y para quienes tienen ganas de una cerveza-y-o-espirituoso de mayor potencia...


Cerveza (Ch. Bukowski)

No sé cuántas botellas de cerveza
consumí mientras esperaba que las cosas
mejoraran.
No sé cuanto vino, whisky
y cerveza,
principalmente cerveza
consumí después
de haber roto con una mujer
esperando que el teléfono sonara
esperando el sonido de los pasos,
y el teléfono no suena
sino mucho más tarde
y los pasos no llegan
sino mucho más tarde.
Cuando el estómago se me sale
por la boca,
ellas llegan frescas como flores en primavera:
-"¿Qué carajo hiciste?
Llevará tres días antes de que puedas cogerme"
Una hembra dura más
vive siete años y medio más
que el macho, y toma muy poca cerveza
porque sabe que es mala para la
silueta.
Mientras nos volvemos locos
ellas están fuera
bailando y riendo
con muchachos divertidos.
Bueno, hay cerveza
bolsas y bolsas de botellas vacías de cerveza
y cuando levantás una
se desfonda
y las botellas caen
rodando
entrechocándose
derramando ceniza gris húmeda
y cerveza vieja
o las bolsas caen a las 4
de la mañana
produciendo el único sonido en tu vida.
Cerveza
ríos y mares de cerveza
cerveza, cerveza, cerveza.
La radio pasa canciones de amor
mientras el teléfono permanece en silencio
y las paredes se ciernen
y cerveza es todo lo que hay.



Mientras haya un Bar, todo existe

Amén

martes, septiembre 19, 2006

La secta del perro 1

Ser tonto y tener trabajo, eso es la felicidad
G. Benn

Diogeneswaterhouse_1
Hace unos días que releeo Crítica de la Razón Cínica de Sloterdijk y lo hago acompañado con el libro de Diógenes Laercio que detalla la vida de la secta filosófica de los cínicos: los canes.
Ser cínico, en el mundo actual, revela una actitud de desaire a la sociedad de consumo y a sus normas... sorprender con ironía y sarcasmo, a la usanza del cínico clásico ¿es posible en un mundo donde la concretud visual gana terreno a las formas del pensamiento lingüístico?
Ser cínico (el alemán distingue dos palabras [Kynismus y Zynismus] para referirse al cínico actual y al clásico), por otra parte, en la actualidad, es aquél que sabiendo que su actitud es contraria a la verdad utiliza la coartada, la máscara... la desvergüenza clásica es trocada por la desfachatez que no busca la verdad sino el enturbiamiento de la misma.

Como señala Sloterdijk:

Desde aquí se perfila fácilmente el sentido de la desvergüenza. Desde que la filosofía ya sólo es capaz de vivir hipócritamente lo que dice, le toca a la desvergüenza por contrapeso decir lo que se vive. En una cultura en la que el endurecimiento hace de la mentira una forma de vida, el proceso de la verdad depende de sis se encuentran gentes que sean bastante agresivas y frescas ("desvergonzadas") para decir la verdad. Los poderosos abandonan su propia conciencia ante los locos, los payasos, los cínicos; por eso deja la anécdota decir a Alejandro Magno que que querría ser Diógenes, si no fuera Alejandro. Si no fuera el loco de su propia ambición, tendría que hacer de loco para decir a la gente la verdad sobre sí mismo. (Y cuando los poderosos comienzan por su lado a pensar cínicamente -como saben la verdad sobre sí mismos y, sin embargo, "siguen adelante"- entonces realizan al completo la moderna definición del cinismo.)

¿Quién se atreverá a llenar la lámpara? Son bienvenidas las primeras piedras...

martes, septiembre 12, 2006

When the Deal Goes Down

Siguiendo la ruta del Modern Times de Dylan, disco que no he parado de escuchar en estos días, matizando los acordes con vino o whisky según el ánimo o la templanza, rescato este video, promocional del disco, recomendado por el siempre malo Sir Faxx...
Ahora bien, antes de escuchar esta canción, ubique un lugar tranquilo, sírvase el licor de su preferencia, reclínese y aspire el aire haciendo volutas entre la garganta y los colmillos.
Masque la copa.
Recuerde: Nada más está ocurriendo...

domingo, septiembre 10, 2006

11 de Septiembre: Salvador Allende



11 de septiembre de 1973.
Han pasado 33 años del oprobioso golpe de la derecha fascista chilena, que acabó con el sueño del socialismo en libertad, encarnado por Salvador Allende.
Este es el único 11 de septiembre que hoy quiero recordar, en nombre dle ideal, la valentía y la paz.





ALLENDE (Bennedetti)


Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques,
para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo hacerlo llama,
porque el hombre de la paz era una fortaleza
Para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia,
para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar mas para seguir matando,
para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza,
Para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa,
una armada, una hueste, una brigada,
tuvieron que creer que era otro ejercito,
pero el hombre de la paz era tan solo un pueblo
y tenia en sus manos un fusil y un mandato
y eran necesarios mas tanques mas rencores
mas bombas mas aviones mas oprobios
porque el hombre de la paz era una fortaleza
Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse siempre a la muerte
matar y matar mas para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad,
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.

viernes, septiembre 08, 2006

Liberation Day

Dos barriles de pólvora
Luego del saqueo de los otros toneles...
una mecha larga
Dos personas embozadas en una bandera negra pintaron una A y una V
¡pum!
y chau Bar McRaVeN
...
al final de la calle se oyeron las botas y los toneles de vino rodando...

lunes, septiembre 04, 2006

Modern Times


Días pasados entre la redacción de los legajos de la tesis, la búsqueda etimológica de cuatro palabras, cerros de libros en torno a mi escritorio...
La lámpara antigua que guía el teclado, y otro libro descolgándose en la silla de trabajo enfundada con mi poncho negro.
Y allí estaba, recién llegado, el viernes: el Modern Times de Bob Dylan, último de la trilogía que se iniciase con el Time out of mind y Love and Theft.
Modern Times...
canciones con aroma a blues y rock de los sesentas, redefinidos bajo el bigote del maestro...
Modern Times...
con un taxi cincuenterosetentero cruzando la portada.
Salí del consultorio mientras el disco giraba: la bodega de la esquina, unas cervezas para el retorno:
una tesis por terminar
una clase por dictar
cuatro etimologías por escudriñar
y sí:
cuando miro pa'trás descubro, también,
mis tiempos modernos:
zambulléndose.

viernes, septiembre 01, 2006

Bar McRaVeN: Amelcheo pa' todo el mundo!


Amelcheando por el principio
amelchear quiero
para ver si amelcheando
amelchear puedo
(en cuasi paráfrasis a Ricardo Palma)

Señores contertulios y habitúes del Bar McRaVeN: hoy abrimos con fiesta de gala para celebrar el cumpleaños de Ana quien hoy cumple la edad de Cristo... así que, sin más preámbulos y con una buena absenta, aquí vamos:





Y hasta Pond viene a cantarle a Ana:

Ancient Music

Winter is icummen in,
Lhude sing Goddamm.
Raineth drop and staineth slop,
And how the wind doth ramm!
Sing: Goddamm.

Skiddeth bus and sloppeth us,
An ague hath my ham.
Freezeth river, turneth liver,
Damn you, sing: Goddamm.

Goddamm, Goddamm, 'tis why I am, Goddamm,
So 'gainst the winter's balm.

Sing goddamm, damm, sing Goddamm.
Sing goddamm, sing goddamm, DAMM.

(De "Uncollected Miscellaneous Poems", 1902)

Parodia delm poema anglosajón, Cuckoo Song

Y no dejen de bailar... ¡ya!