miércoles, febrero 28, 2007

El genio de la multitud


Cuando toca enfrentar la locura, amarillenta, escupida de las fotos torcidas por el viento.
Cuando toca tomarle el pulso a la botella, esperando algunos vellos sobre el caparazón... es allí que arranco trozos de farol a las calles y voy conociendo una entrada en mi frente. Un sombrero de fieltro y la libre de marzo en coma.

Sofocleto decía: "es tonto dejar que la juventud se vaya, hay que irse con ella"



The Genius of the Crowd (Charles Bukowski) Traducción, al final.

there is enough treachery, hatred violence absurdity in the average

human being to supply any given army on any given day

and the best at murder are those who preach against it

and the best at hate are those who preach love

and the best at war finally are those who preach peace



those who preach god, need god

those who preach peace do not have peace

those who preach peace do not have love



beware the preachers

beware the knowers

beware those who are always reading books

beware those who either detest poverty

or are proud of it

beware those quick to praise

for they need praise in return

beware those who are quick to censor

they are afraid of what they do not know

beware those who seek constant crowds for

they are nothing alone

beware the average man the average woman

beware their love, their love is average

seeks average



but there is genius in their hatred

there is enough genius in their hatred to kill you

to kill anybody

not wanting solitude

not understanding solitude

they will attempt to destroy anything

that differs from their own

not being able to create art

they will not understand art

they will consider their failure as creators

only as a failure of the world

not being able to love fully

they will believe your love incomplete

and then they will hate you

and their hatred will be perfect



like a shining diamond

like a knife

like a mountain

like a tiger

like hemlock



their finest art

(EL GENIO DE LA MULTITUD

Hay suficiente traición y odio,
violencia.
Necedad en el ser humano
corriente
como para abastecer cualquier ejercito o cualquier jornada.
Y los mejores asesinos son aquellos
que predican en su contra.
Y los que mejor odian son aquellos
que predican amor.
Y los que mejor luchan en la guerra
son -al final- aquellos que
predican
paz.
Aquellos que hablan de Dios.
Necesitan a Dios
Aquellos que predican paz
No tienen paz.
Aquellos que predican amor
No tienen amor.
Cuidado con los predicadores
cuidado con los que saben.
Cuidado con
Aquellos que
Están siempre
Leyendo
Libros.
Cuidado con aquellos que detestan
la pobreza o están orgullosos de ella.
Cuidado con aquellos de alabanza rápida
pues necesitan que se les alabe a cambio.
Cuidado con aquellos que censuran con rapidez:
tienen miedo de lo que
no conocen.
Cuidado con aquellos que buscan constantes
multitudes; no son nada
solos.
Cuidado con
El hombre corriente
Con la mujer corriente
Cuidado con su amor.
Su amor es corriente, busca
lo corriente.
Pero es un genio al odiar
es lo suficientemente genial
al odiar como para matarte, como para matar
a cualquiera.
Al no querer la soledad
al no entender la soledad
intentarán destruir
cualquier cosa
que difiera
de lo suyo.
Al no ser capaces
de crear arte
no entenderán
el arte.
Considerarán su fracaso
como creadores
sólo como un fracaso
del mundo.
Al no ser capaces de amar plenamente
creerán que tu amor es
incompleto
y entonces te
odiarán.
Y su odio será perfecto
como un diamante resplandeciente
como una navaja
como una montaña
como un tigre
como cicuta
Su mejor
ARTE.)

9 comentarios:

xnem dijo...

Veo un gran parecido en este imagen del señor Bukowski con el señor Anibal de abajo.

Marga dijo...

Hay que tener demasiados cuidados... a mí siempre se me olvida alguno!!

Pero siempre nos quedará marzo...

Besosssssss en la frente

Marga dijo...

Leo en El País que tu presidente electo, e inclíto, ha iniciado una campaña contra la impuntualidad, incluso tendreis un tal Horacio para recordarlo... jajajaja

Escóndete, aún no sabe que la "hora ernesto" es un cuarto de hora más que la malograda "hora peruana"... jeje

(La venganza de los andenes jajaja)

cronopio44 dijo...

En la línea de Marga, me solidarizo con la hora peruana, yo, que siempre llego ...¡unos minutos antes!... a las citas... Serán mis genes británicos...
Cuidado con todos ellos sí, pero son demasiados, y cada vez son más, y nos tienen rodeados, y no somos Custer... ni siquiera somos Bukovski... Un abrazo.

Nanny Lidia dijo...

Hola queria aclararte una cosita tal vez tengo los titulos confundidos o sea diferente por otros lados, mi hija para ser dra en psicologia le falta el año en la asociacion de psicologia. Creo que vos sos dr o me equivoco?.

Besitos de finde semana.

Sir Faxx von Raven dijo...

como una vez un gran sabio muy tonto dijo (sí, fui yo) sí el día del fin del mundo no hay mujeres (jóvenes y hermozas, se entiende)...

NO VOY!

amelche dijo...

¡Qué razón tengía Bukowski! Habrá que tener cuidado con todo eso.

Yo, como Marga y Cronopio, también he visto eso de la puntualidad en el Telediario. Yo siempre me quejo de que, al ser tan sumamente puntual y llegar siempre diez minutos o un cuarto de hora antes, acabo esperando media hora como mínimo: los 15 min. que yo llego antes y los otros 15 que los demás llegan tarde.

Pam dijo...

Ey, qué duro: "es tonto dejar que la juventud se vaya, hay que irse con ella"
¿Tú tb llegas tarde? Creo que por aquí, muchos nos acordamos de ti cuando dieron la noticia de tu presidente y la puntualidad...ejejejejeejee

Rain dijo...

Es bárbaro, parece que estuviera predicando :)

y no predica, defenestra.

Ls pronunciación es como una vitamina. Estaré escuchando este poema y veremos si me lo grabo en inglés.

Gran salute.