miércoles, marzo 14, 2007

Balada para un loco


Terminando por esta semana, con un tranguero empeño puesto en el Polaco Goyeneche, masco el cartel de Bukowski se busca una mujer. Decido que esta vale para ser, canción del mes que se estanca en la quincena y pasa su factura antes de Semana Santa.
No, en verdad, no decido ni mierda...



Balada para un loco
Tango
1969
Música: Astor Piazzolla
Letra: Horacio Ferrer

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Te reís!... Pero sólo vos me ves: porque los maniquíes me guiñan; los semáforos me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. ¡Vení!, que así, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo...

(Cantado)

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor... ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;
y a vos te vi tan triste... ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!...
el loco berretín que tengo para vos:

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad...
¡Ya vas a ver!

(Recitado)

Salgamos a volar, querida mía;
subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!

De Vieytes nos aplauden: "¡Viva! ¡Viva!",
los locos que inventaron el Amor;
y un ángel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...
Y loco, pero tuyo, ¡qué sé yo!:
provoco campanarios con la risa,
y al fin, te miro, y canto a media voz:

(Cantado)

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir...
¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!

(Gritado)

¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
Loca ella y loco yo...
¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
¡Loca ella y loco yo!

6 comentarios:

xnem dijo...

ummmh! esa foto me recuerda que he visto publicidad de la nueva entrega de ANIBAL; el caníval.

Margot dijo...

Aysss el Polaco también?

Locos todos...

Y nadie decide ni mierda pero todos se mueren por un pedacito, siquiera, de melón en la cabeza y pieles pintadas.

Puedo gritar?

sir faxx von raven dijo...

NI MIERDA.

cantemos tu balada
y no busquemos una
sino
varias.

Margot dijo...

Piantado, piantado...

Ná, a escucharla antes de irme, pasaba por aquí... jajajaja

Umma1 dijo...

Las callecitas de Buenos Aires, tienen hoy por hoy mosquitos, inestabilidades y sus propios locos, unos bellos y otros de pentagrama ;)

Un abrazo

Morena dijo...

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...