martes, julio 17, 2007

Una de Malcolm Lowry...


Not under the volcano but...

Hombres con abrigo azotados por el viento (Malcolm Lowry)

Nuestras vidas no lo lamentemos
son como cigarrillos frenéticos
que en días de tormenta
los hombres encienden contra el viento
con hábil mano protectora
y después se encienden tan a fondo
como deudas que no podemos pagar
y se fuman tan deprisa a sí mismos
que uno caso no tiene tiempo de encender
una segunda vida que podría
desarrollarse más blandamente que la primera
y en definitiva no saben a nada
y por lo general se tiran.

7 comentarios:

Margot dijo...

Ummm me gusta el poema, lo desconocía totalmente, busco más...

Y tal vez la vida sea ese cigarrillo pero lo prefiero aunque no sepa a nada (a veces). Lo realmente triste sería ni siquiera encenderlo... y hay demasiada gente que nunca lo hace.

Fumas, mi bixo?

Beso con candela.

xnem dijo...

en unos días le meteré mano al volcánico Lowry, ahora estoy con uno no menos explosivo; Joseph Conrad.

Madame Hikari dijo...

Muy interesante tu blog. Volveré.

PHOENIX dijo...

Un escrito muy excelente el que escogiste, siempre es interesante leer tu blog.

mahaya dijo...

Lo malo es si no fumas

bruja dijo...

escuxé por ahí
¨fumar es un placer, genial sensual....¨
:0)
abrazos
xx

amelche dijo...

¡Ja,ja! Mahaya, estamos igual, creo. Yo tampoco fumo. Pero bueno, nos podemos beber una jarra de sangría o de cerveza y apurarla al máximo.