martes, agosto 28, 2007

Charly García: Kill Gil


Recuerdo el Rock & Roll Yo, en el año 2004, lo compré justo antes de mi primera salida del país y hoy, leo que ya sale el último disco de Charly García, cuya maqueta base ya está circulando por internet y que pueden descargar aquí.
Se trata de Kill Gil, brillante título para un eterno maestro adolescente...

Enjoy & Say no more!



No importa si te querés ir
No importa si estas
No importa si querés venir
No importa si vas
No importa la televisión
No importa la actriz
No importa la prostitución
No me importa a mí

Estamos juntos y en la prisión
No hay forma de salir
El mundo es un patio de prisión
¿a donde querés ir?

No importa la revolución
No importa Chopin
No importa lo que digas vos
(y sobre todo) No me importa él

Estamos juntos en la prisión
No hay forma de salir
El mundo es un patio de prisión
¿a donde querés ir?

No importa si te quieres ir
No importa si estás
No importa si querés venir
No me importa más
Estamos juntos, estamos juntos...
Estamos juntos en la prisión...


sábado, agosto 25, 2007

Contramarca



Soportaría gustosa una docena más de desencantos amorosos, si ello me ayudara a perder un par de kilos.

Collette

Y si Sidonie Gabrielle Claudine lo dice es porque -exhalando- conoce esa trágica mueca de la ironía, aquella que lleva una no menos válida y que intuye que el amor es a veces eufemismo de una muerte incierta, de la claridad del morir, del amar, del matar: vivir...

Un hombre furioso y bestial se dejará llevar hasta el asesinato, porque se hallará saturado de vino o furioso, inspirado por la ira o el alcohol. Es malo. Ignora el placer de matar, la caridad de dar muerte como una caricia, de hacerla intervenir en juegos que son como los de las fieras distinguidas: los gatos, los tigres, abrazan a sus presas lamiéndolas al mismo tiempo que las magullan.
(Mujeres)

Después de ello, sólo queda morder la copa y acompasar... venga Goyeneche y cante acompañado de Troilo, que esta noche vamos a colocar los dientes frente al espejo...



Una Canción (Tango)

Letra: Cátulo Castillo.
Música: Aníbal Troilo.

La copa de alcohol hasta el final
y en el final tu niebla, bodegón...
Monótono y fatal
me envuelve el acordeón
con un vapor de tango que me hace mal...
¡A ver, mujer! Repite tu canción
con esa voz gangosa de metal,
que tiene olor a ron
tu bata de percal
y tiene gusto a miel
tu corazón...

Una canción
que me mate la tristeza,
que me duerma, que me aturda
y en el frío de esta mesa
vos y yo: los dos en curda...
Los dos en curda
y en la pena sensiblera
que me da la borrachera
yo te pido, cariñito,
que me cantes como antes,
despacito, despacito,
tu canción una vez más...

La dura desventura de los dos
nos lleva al mismo rumbo, siempre igual,
y es loco vendaval
el viento de tu voz
que silba la tortura del final...
¡A ver, mujer! Un poco más de ron
y ciérrate la bata de percal
que vi tu corazón
desnudo en el cristal,
temblando al escuchar
esa canción...

lunes, agosto 20, 2007

Fumando Monk


Thelonious duerme bajo el tablado de un teatro... Hoy he dejado de fumar (una vez más) pero el vino sigue en la caja de pino. Cuando las teclas te corroen los ventrículos y en un puño baldío gargajea la tarde.
Silbando
cortando
marcando el compás con el taco
hasta astillarlo
astillarte
-lo
do
re
(bis)

domingo, agosto 12, 2007

Lo que sé es que hay que cultivar nuestro jardín...


...es la última de las reflexiones que hace Cándido al final de sus aventuras. Candide ou l'optimisme (Cándido o del optimismo) es el más elaborado y logrado de los cuentos filosóficos de Voltaire.
Luego de releerlo y relamerme en la ironía del relato, me quedo pensando en la frase del título de este post.

La historia narra las desventuras y viajes del joven Cándido, instruido en Leibniz por su buen profesor Pangloss. Recordemos que dentro de la metafísica de Leibniz lo que existe en la realidad está compuesto por "mónadas": unidades psíquicas sin mayor interconexión entre sí. El hecho de que estas mónadas se relacionen y función obedece a un principio de "armonía preestablecida" que se rige sobre el principio de que todo se regulará para crea el "mejor de los mundos posibles", aunque el mundo en sí deba contener una porción de mal para diferenciarlo de la instancia divina.

Dice el profesor Pangloss, quien enseñaba, según la obra, metafísica teologocosmolonigológica:

Está demostrado que las cosas no pueden ocurrir de otro modo, porque al estar todo hecho para determinado fin, todo es necesariamente bueno hasta conseguir ese fin. Advertid que las narices han sido hechas para sostener las gafas; luego usamos gafas. Las piernas es obvio que fueron hechas para ser calzadas, y por eso llevamos calzas. Las piedras se han formado para ser talladas y construir castillos, y monseñor posee un soberbio castillo; es perfectamente lógico que el mejor barón de la provincia esté magníficamente alojado. Por último, los cerdos fueron creados para ser comidos, y por tanto comemos cochinillo durante todo el año. En fin: quienes proclamaron que todo está bien debían haber dicho que todo es perfecto.

Voltaire se complace en destruir el ideario metafísico de Leibniz por boca de las acomodaticias ideas de Pangloss y de la inocencia con que Cándido las toma, oponiendo la realidad y sus rigores, los seres y sus vicios como negación de la existencia del "mejor de los mundos posibles".

A través de sus viajes y desasosiegos, Cándido tratará de encontrar la causalidad que subyace a cada situación que enfrenta, explicación siempre risible. La idea de Voltaire en negar cualquier intervención de la providencia en el discurrir del mundo. Una teoría como la de Leibniz no representa al mundo sino que la reemplaza. Es la razón (universal) y el pacto de convivencia lo que hace que cada hombre deba buscar su destino, forjar su felicidad, llevar a cabo una buena política en sus asuntos.

Por ello, al fin de sus aventuras (desventuras [que incluyen, dicho sea de paso, conocer Eldorado en el Perú] Cándido replica al buen Pangloss cuando este le presenta la supuesta concatenación de hechos y sufrimientos que hacen que ahora disfrute de una pequeña parcela: -Todo eso está muy bien,- repuso cándido; pero vale más que cultivemos nuestro jardín.

lunes, agosto 06, 2007

No hay pan cuando pides una sola albóndiga


Noche de viernes, en una de aquellas reuniones con mi buen amigo Alejo Ferreyros, donde su sibaritismo me lleva a descubrir, siempre, secretos y senderos como los del Amaro Averna, el Dry Martini, algún filósofo cínico o díscolo, rarezas de Bob Dylan e impecables erudiciones sobre el blues.

Fue así como me reveló a Josh White, en el blues One Meat Ball, versión de nigérrimo humor -como diría Sol, la línea que separa el humor negro de la tragedia suele ser imperceptible- donde una enseñanza está clara:

No hay pan cuando pides una sola albóndiga... (lástima que esta versión no tenga los sardónicos coros de la que escuchara en casa de Alejo)



The little man walked up and down
To find an eating place in town
He read the menu through and through
To see what 15 cents could do

One meat ball
One meat ball
He could afford but one meat ball

He told the waiter near at hand
The simple dinner he had planned
The guests were startled one and all
To hear the waiter loudly call

One meat ball Everbody
One meat ball
Hey this here gent wants one meat ball

You know, the liitle man fet ill at ease
he said some bread sir If you please
The waiter hollered down the hall
You gets no bread with one meat ball

One meat ball
One meat ball
Well, you gets no bread with one meat ball

The little man felt very bad
One meat ball was all he had
And in his dreams he hears that call
You gets no bread with one meat ball

One meat ball and no spaghetti
One meat ball
You gets no bread with one meat ball