jueves, mayo 15, 2008

Grito Changa





En estos días de Cumbres y anticumbres (de altermundismo vacuo, dicho sea de paso), dejo esta canción de José Larralde, retomando los jueves dedicados a la canción social.
Frente a los foros nostálgicos de una izquierda caída en el autismo, donde vemos a gente que cree que Evo y Chávez son de izquierda, donde se piden diálogos con las FARC (también de izquierda y "guerrilleros" para muchos), donde Hugo Blanco vende a un sol sus libritos, donde la expectativa de que Maradona viene a jugar un partidito con Evo, donde el abogado de Abimael se pasea, en suma: donde la ideología ha muerto para generar un pastiche que sólo puede contentar a un espíritu naïf o a quienes no tuvieron el valor para realizar algo programático y valedero... donde hasta Manu Chao sería una voz autorizada a hablar sobre los problemas del mundo...
Frente a todo esto, dejo esta canción, para mí mucho más verdadera, para mejores reflexiones.

Grito Changa (José Larralde)



Me ofrecieron conchabo
para ir tirando, para ir tirando,
el trabajo anda escaso,
la paga estrecha
y el lomo es ancho.
Porque tengo a mis hijos
que a puro brazo los estoy criando,
me priendo a cualquier cosa,
el hambre es mucho y el pan escaso.
Clavo el hacha en el árbol,
saco los yuyos, armo el andamio,
no tengo oficio fijo,
de muy chiquito, viví cinchando.
Hoy no tengo derecho
ni pa embromarme dentro el salario.
El patrón ya me dijo
que si me enfermo no se hace cargo.
¡La pucha! Que valgo poco,
si no me alcanza ni pa cigarro,
y el hueso que llevo a casa
dentro del pecho me está golpeando.
Si me agarra la rabia
y pego el grito, me estoy pensando,
que mis pobres cachorros,
no tienen culpa pa darles cargo.
Que venga el sabio y diga
si mi trabajo no vale de algo.
Que el sabio me conteste,
si pa tranquiarla no soy un galgo.
Si el sabe todo eso,
sabe de sobra que es poco el pago.
Por saber tantas cosas,
hacen que el pobre reviente de asco.
¡La pucha! Que valgo poco,
si no me alcanza ni pa cigarro,
y el hueso que llevo a casa
dentro del pecho me está golpeando.
Si me agarra la rabia
y pego el grito, me estoy pensando,
que mis pobres cachorros,
no tienen culpa pa darles cargo.

1 comentario:

xnem dijo...

Cuanta razón tienes. Debe ser una cosa intrínseca del animal que aún somos, el individualismo prima, el único cambio posible; el personal, intentar influir, dialogar, hacer algo mano a mano, cada vez mas difícil.
¿La revolución? De la piel pa dentro, es la única manera de cambiar algo.